Por Santiago Magni
12 Mar 2019
Libertadores2019

El Decano le ganó a Mineiro 1 a 0 y lidera el grupo E.

Las dudas estaban en las tribunas y en los protagonistas. Nacional venía de un empate sobre el final ante Boston River en el Apertura, donde aún no ganó y hoy enfrentaba una prueba de fuego en casa: Atlético Mineiro.

Era un desafío para el plantel y el cuerpo técnico que se sorteó con un levante en el segundo tiempo. Una victoria 1 a 0 con gol del goleador Gonzalo Bergessio que da tranquilidad para trabajar y confianza para lo que se viene.

Primer tiempo

Sin ideas, sin generación y sin seguridad en la defensa. Nacional hizo un primer tiempo flojo, presentando carencias y errores infantiles en el fondo que pudieron costar caro.

Mineiro tuvo tres o cuatro chances claras, muchas de pases mal ejecutados del Decano y otros debido a la carencia de marca en el mediocampo. Rafa García fue el más claro en la última zona, Viña se condicionó rápido con amarilla, Zunino no estuvo fino y cómodo en el lateral, y Angeleri no logró posicionarse bien y fue superado varias veces.

Por otro lado, la mitad de la cancha presentó tres volantes, pero aún así nos llegaron con facilidad. No hubo contención y tampoco generación de juego o circuitos de los volantes con Santi Rodríguez, que se lo vio muy solo. El juvenil tricolor se las ingenió para generar la más clara del bolso, que fue un tiro desviado de Carballo, y además de él Bergessio sintió la poca generación, ya que tuvo que retroceder mucho y no tuvo un socio que le ponga un pase claro de cara al gol.

El Chory Castro no tuvo una buena primera parte con la pelota quieta y no pudo generar desbordes o el dos y uno a la última línea carioca. Santi Rodríguez y Bergessio necesitaban el levante del Chory

La actitud del equipo generó algún córner o aproximación al arco de los brasileros, pero fue más ganas que otra cosa.

Segundo tiempo

Ordenados atrás, concentrados y ocupando espacios en el medio y con lo mejor del Chory. Nacional cambió la cara en el complemento, ajustó las líneas, mejoró el nivel colectivo e individual, como el de Zunino en ofensiva, la entrega de pelota en los tres volantes, junto con su marca y despliegue, y las pinceladas de Castro.

Viña se soltó mucho más y dejó de jugar pensando en su tarjeta, por eso se tuvo confianza y tras un pase del Chory que lo esperó metió un centro preciso a Bergessio que conectó de maravilla para poner el 1 a 0.

Locura Nacional en la tribuna y ahora a aguantar y contragolpear. Un error defensivo pudo decretar el empate para los brasileños, en los pies de Oliveira, que con Juani Cazares fueron los más inquietantes en el equipo carioca.

Luego Nacional se cerró bien y manejó con criterio la pelota, tanto en ataque como en defensa.

Conclusión

Un triunfo importante para arrancar arriba en el grupo E, pero también para trabajar en la semana con confianza y convicción pensando en un duro partido en Jardines del Hipódromo ante Danubio.

Hay que mejorar y siempre es mejor corregir en el triunfo, ver lo hecho en Copa para volcarlo en el Uruguayo, teniendo en cuenta que hay dos caras, un equipo que no recibió goles en dos partidos y otro que recibió 8 en 4 encuentros.

La elaboración sigue siendo una materia pendiente, pero vayamos de a poco. Primero a retomar el triunfo en el Uruguayo, ganar en confianza y después a exigir más.

¡Vamos Bolso, vamos!

Santiago Magni





SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta