Por decano
22 Nov 2018
Elecciones2018
Decurnex

Los temas de interés para el asociado en entrevista exclusiva.

¿Por qué eligió ser candidato? ¿Qué lo llevó a tomar esa decisión?

Era algo que tenía en mi cabeza y en mi corazón desde hace muchos años. Vengo de una familia muy nacionalófila por el lado de mi tío, el Gaucho Rospide, que es como mi segundo padre. Soy hijo único y me crié con mi primo, Luis, que es como si fuera mi hermano.

Toda la vida dije que en algún momento me encantaría presidir a la institución a la que quiero, con la que me acostumbré a vivir y convivir, con la que me crié.

Si bien mi tío nunca fue dirigente, estuvo muy estrechamente vinculado con Nacional entre los años 70 y 71 y a nosotros, aún siendo niños, nos involucró mucho. Entonces, como decía, es un anhelo que siempre tuve en la cabeza y me encuentra en un gran momento de mi vida para intentarlo, por distintas razones: haber vuelto al Uruguay después de 20 años, tener tiempo ya que me retiré de la empresa para la cual trabajé 30 años, haber podido reunir un grupo de personas que creo que es el ideal para el Nacional del futuro; un Nacional moderno, distinto, pero sin desconocer la historia y lo que ha sido el fútbol en Uruguay y Nacional en particular.

Todo eso me llevó a pensar que es un buen momento, una buena oportunidad para darle al club una visión distinta, fresca, moderna.

Me han preguntado por qué en este momento en el que la situación está muy compleja. Y a eso respondo que, lejos de alejarme, me acerca y me entusiasma porque concibo la vida como un cúmulo de desafíos y de cambios. Y siento que en este momento de mi vida este es un gran desafío, que me entusiasma, me energiza y de alguna manera me lleva a decir “hagamos el esfuerzo ahora que el club necesita una mente fresca, una visión distinta”.

También es muy importante haber podido reunir a un grupo de gente que tiene esa visión, un grupo diverso; ya que algunos vienen del ambiente del fútbol, muchos venimos de empresas y me parece que eso para Nacional hoy es muy importante porque hay que sentar las bases para proyectarlo a mercados distintos, para darle el sitial que merece por su historia y porque consideramos que es un momento ideal para eso.

¿Cómo se analiza la situación actual del club?

El tema deportivo es mi primer pilar, en nuestra planificación hay cuatro pilares prioritarios en los que trabajar y el primero es el aspecto deportivo. No voy a hablar de nombres, me parece que no corresponde y además hay gente muy buena en Nacional, muy profesional, trabajando hoy que va a seguir y que merece seguir porque lo ha demostrado. O sea, que hayamos ganado todos los puntos de los clásicos de inferiores no es casualidad, eso es parte de una tarea que se ha hecho metodológicamente.

Pero considero que falta un proyecto a mediano y largo plazo. Gente, activos del club, profesionales de primer nivel, que entiendan que por un resultado del domingo no se cae la pirámide que tenemos armada. Porque esto es una carrera de largo aliento, es una maratón para que Nacional gane consistentemente en el tiempo y no una carrera de 100 metros.

Cuando uno analiza a los grandes clubes en el mundo -y no hace falta pensar en el Barcelona o el Real Madrid con presupuestos surrealistas-, como River argentino -con cuyo presidente tuve la oportunidad de hablar hace un mes- y analiza lo que han hecho, analiza la estructura, la tecnología, los profesionales y que todo está basado en una metodología de trabajo que desde los chiquilines de 14 años hasta el primero es exactamente la misma. Esto redunda en que cuando un chiquilín entra al club sabe exactamente el camino que va a recorrer, cuándo va a cambiar de categoría, cuáles son las condiciones, qué es lo que Nacional le va a dar, cómo Nacional lo va a arropar, cómo lo va a formar, quiénes son los que los van a acompañar -los psicólogos, los educadores-.

Y entonces queda lejos después discutir si el contratista A o B va o no va, más bien miro qué es lo que Nacional realmente está haciendo por esa gente. Y esa es la estructura que nos falta, ese es el arropar al activo principal que uno tiene, que cuando llega al club un chico de 14 años y percibe que hay todo un andamiaje funcionando para él, cambia la percepción y genera un sentimiento de adhesión mucho más fuerte que el que tenemos hoy. Entonces, ese chico no está buscando a ver quién le va a salvar la vida, o lo buscará pero acompañado por Nacional.

Y tiene que haber un mensaje muy claro, a Nacional no se llega a hacerse multimillonario, porque Nacional no es un club que genera miles de millones de dólares de presupuesto de venta. A Nacional se llega para que Nacional transforme a ese jugador en una oportunidad multimillonaria para él y su familia, porque esa disciplina lo va a acompañar después durante toda su vida y su carrera deportiva y va a hacer que, cuando vaya a Europa o vaya a los mercados que pagan esos miles de millones de dólares, ya la cabeza de esa persona esté armada y estructurada para ese mercado.

Hay infinidad de jugadores que jugaron en Nacional que te cuentan que llegan a Europa y sienten un gran impacto cultural. No porque vivan en otro lado, esa es una parte, sino porque entran en una estructura donde está todo organizado, saben exactamente lo que pueden comer, lo que no pueden comer, cuándo descansan, saben exactamente los partidos que se vienen, cuál es el compromiso del club, eso te descoloca. O sea, por más que el cambio sea positivo, te descoloca y cuesta mucho hacer esa transición.

Creo que es un aspecto en el que Nacional puede mejorar, no es un tema al que seamos ajenos, pero estamos a mitad de camino, cruzando el puente pero aún en la mitad. Y tiene que haber una visión muy clara de que esto no es negociable porque así se manejan todos los grandes clubes en estos tiempos.

¿Cómo ve el estado de situación de las obras del Gran Parque Central y la de Los Céspedes, lo que vendría a ser la infraestructura, el patrimonio edilicio del club?

La estructura de Los Céspedes está acorde a un plan maestro que han hecho integrantes de la Comisión en los últimos períodos. Hay gente trabajando de manera

fantástica por amor al club, con un foco muy claro en el mundo de las formativas y creo que hay que seguir ese plan; tal vez con algún cambio menor.

Le pondría mucho más foco a la parte de formativas que es donde creo que tenemos capital humano, hoy se está hablando mucho de los contratistas pero creo que tenemos que mirar un poquito para adentro y preguntarnos qué podemos hacer para que los chiquilines cuando llegan a Nacional tengan una adhesión diferente al club.

En el Gran Parque Central creo que se cometió un error de rediseñar un estadio para algo que Nacional no necesitaba por distintas presiones de distintos sectores del club.

Había una política muy clara -que yo compartía en su momento- que era que el estadio se iba a hacer en la medida en que Nacional tuviera ingresos genuinos, y se iba a hacer acorde a la realidad de un estadio para el Club Nacional de Football y eso se distorsionó por distintas razones.

Se cometió un error de poner por delante opiniones y aceptar presiones que un club como Nacional no puede aceptar y se terminó rediseñando un estadio con plata que no existía en el club.

Pero como siempre digo, no miro para atrás, creo que hay que aprender de los errores y es uno de los temas a solucionar. Tendremos que trabajar para llegar a una solución que nos permita entregarle finalmente el activo a quienes confiaron en el club y depositaron su dinero hace más de cuatro años

¿Cómo se piensa trabajar en cuanto a las nuevas estructuras gerenciales?

El primer pilar es el de la estructura deportiva que hablábamos antes: el gran activo que tiene Nacional son sus juveniles y sus formativas y eso tiene que tener un apalancamiento muy fuerte desde la Directiva, con una estructura que sea sustentable en el tiempo, que introduzca metodología, tecnología y procesos para asegurarle a los juveniles en Nacional que tienen una carrera en el club. Esa estructura está inventada, muchos clubes en el mundo de primer nivel lo están haciendo y nosotros nos tenemos que sentar con ellos para aprender y luego poder aplicarlo.

En este tema me estoy asesorando con Iván Alonso, Iván es una persona que trae conceptualmente la unión de dos mundos, el mundo del fútbol y el mundo empresarial. Porque una acción de este tipo no puede estar desconectada de luego salir a vender la marca Nacional, porque en el fondo, cuando vos tenés un activo, cuanto más lo potencies, mejor. Entonces, habrá una cabeza que va a estructurar este proyecto para asegurarnos de que realmente Nacional invierte en sus juveniles y lo hace metodológicamente.

El segundo pilar es un pilar financiero, económico, porque si no se balancea al club desde el punto de vista financiero, no hay manera de que puedas reinvertir en tu activo.

Nacional tiene un problema grave hoy, es una empresa que está diseñada para perder dinero, es una empresa que tiene un flujo de caja negativo importante en millones de dólares y yo creo que, para la realidad del fútbol uruguayo, es impensable seguir con una estructura como la que tenemos hoy.

Eso va a significar un redimensionamiento del club en todos sus estamentos, desde el plantel de Primera División al mundo administrativo, de todo lo que compete a las actividades de Nacional. Porque si no tenés una estructura acorde y balanceada, nunca vas a tener dinero para poder reinvertir en la parte importante que es el activo.

El tercer pilar, que es igual de importante que los otros dos, es la generación de ingresos genuinos. Para mí un ingreso genuino es un ingreso por el cual potenciás tu marca y salís a mercados internacionales. Significa tener gente idónea que entienda hacia dónde está yendo el fútbol hoy y que tenga la capacidad de crear alternativas distintas para que el club genere ingresos. Y que nosotros podamos ir creciendo, como crecen los clubes en el mundo, un 10 o un 15 por ciento anual en nuestros ingresos.

Analizar qué pasa con la “marca Nacional”, cuando uno analiza los sponsors en el fútbol de las diez industrias que invierten en ello, Nacional tiene solamente dos que son telefonía y bancos. No tenemos las aerolíneas, por ejemplo, no tenemos la industria del software, no tenemos al mundo de la tecnología, no tenemos la manufacturera, ¡hay que salirlas a buscar! Porque Nacional tiene la historia que muchos clubes en el mundo no tienen. Es cierto que hay una pata que es el mercado, que Uruguay es un mercado chico, pero estamos entre dos monstruos como Argentina y Brasil, entonces hay empresas a las que les puede interesar entrar por Uruguay. Y hay otra pata que es la historia, porque nadie invierte o esponsorea a alguien que no tiene historia. Entonces, usemos esa historia de la mejor manera para crear un producto que realmente sea el que necesitamos generar.

Tienen que conocer esa historia.

Exactamente. Y ahí necesitás gente que lo haya hecho, que tenga los contactos, que conozca esos mercados, porque es el mundo que se viene, que entienda cómo presentar a un club, que tenga un brochure de Nacional vendiendo esa historia.

Pongamos a los referentes, en nuestra lista estarán Víctor Espárrago y Eduardo de la Peña. Son los referentes que yo quiero en el club.

Y por otro lado, hay dos proyectos muy importantes que son terminar el Parque -en todos los clubes del mundo la experiencia estadio es una experiencia que enamora al socio, que enamora a la tribuna- y eso lo tenemos que tener. Y hoy el Parque se ha transformado en un dolor de cabeza. Y el otro es la creación de un club social en la sede. Porque Nacional necesita también empezar a darle al socio otras alternativas. Y es un ingreso diferencial que le puede permitir al club generar una infraestructura distinta, atraer más socios y por sobre todas las cosas atraer más fidelidad en la gente hacia la “marca Nacional”.

Y finalmente el cuarto pilar es la creación de una fundación. Nacional es tan importante en este país que tiene que tener un impacto social distinto. Y allí es donde el interior juega un rol preponderante, porque si bien tenemos mucha gente trabajando, no tienen una articulación y una estructura de qué hacer.

Entonces son un pilar deportivo, un pilar económico-financiero de corto plazo, un pilar de ingresos genuinos y un pilar que es la fundación. Y en cada uno de ellos voy a tener una persona encargada, profesional, de primer nivel que le asegure al club que va a funcionar.

Respecto al área deportiva, a la conformación del plantel y los equipos de trabajo, ¿cuál es el plan de Uds.?

El plan es tener a una persona que sea la encargada tanto del plantel principal como de todas las formativas, que haya un grupo de trabajo que asegure la metodología, la estructuración y que haya consistencia en los distintos estamentos deportivos del club y que eso de alguna manera empiece a crear una filosofía de trabajo.

Para mí es muy importante la inclusión de tecnología ahí, quienes ganan hoy no ganan por casualidad, ganan porque realmente están haciendo las cosas como se deben hacer porque conocen al deportista, porque conocen sus habilidades, conocen sus cualidades, porque lo miden, porque lo siguen, porque tienen todo el historial de ese deportista a lo largo de su carrera.

La idea es tener a una persona que vele por todo ese mundo deportivo. Porque ese mundo no es solamente el plantel de primera y las formativas, hay un montón de aspectos que juegan, que conectan el mundo deportivo con el otro mundo, que es lo que yo creo que le falta hoy a Nacional, tender puentes entre el mundo deportivo y el resto del club.

El relacionamiento institucional con los contratistas: ¿cómo será? ¿Hay algún plan con respecto a eso?

En un pase de un jugador de fútbol hay cuatro actores: el club que compra, el club que vende, el jugador, y si el jugador lo llama a la mesa, el contratista. Y el contratista va seguir existiendo porque muchas veces el jugador prefiere tener un tercero que vele por sus intereses y que negocie por él.

Mi visión con respecto a esto es que quien tiene que negociar los jugadores de Nacional es Nacional y no el contratista. Como presidente de Nacional -si me toca serlo- tengo que velar por los intereses del club y de los socios y ser capaz de decirle al socio cómo fue exactamente cada transacción, cuál fue el monto, a quién se vendió, cómo se vendió, cuánto le corresponde al jugador y cuánto le corresponde al club.

Respecto al relacionamiento Nacional - AUF, ¿cuál será la estrategia?

La Lista “1899 Compromiso Nacional”, está conformada por un grupo de personas muy diverso. Son personas que vienen desde distintos lugares, con distintas experiencias y que le pueden aportar al club distintas capacidades. Por ejemplo el caso de Alejandro Balbi -que hoy es mi compañero de fórmula- que ha estado en la delegación de Nacional durante muchos años actuando con mucho éxito y ha estado en la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) como uno de los cinco neutrales, en mi visión, actuando con mucho éxito también. Él ahora viene como candidato a Vicepresidente, pero es alguien que conoce muy profundamente la interna de la AUF.

Eduardo Ache es otra persona que está apoyando nuestra lista y a la que yo le pedí que tome el liderazgo de la Comisión de Patrimonio y Obras porque tiene la experiencia y el conocimiento para manejar eso, pero que además, también conoce los estamentos, la delegación de la AUF y que va a estar del lado nuestro respaldando a Nacional.

Yo no concibo una AUF sin la presencia de Nacional, somos el actor principal en el mundo del fútbol local. Entonces, vamos a pelear para que Nacional esté bien representado en los distintos niveles de la Asociación.

En el Colegio de Árbitros: ¿presencia o no de Nacional? ¿Seguimiento cercano a lo que pasa en ese mundo?

¡Sin duda! No concibo un Nacional ausente de ninguna de las mesas de decisión.

En el área de comunicación interna y externa, ¿hay un plan? ¿Hay gente que ya está trabajando?

Hay gente que está trabajando con nosotros. Dentro del tercer pilar que es el pilar de marketing y ventas, para mí un aspecto sumamente importante es el mundo de las comunicaciones. No se puede vender algo que no está bien comunicado. El área de comunicaciones es absolutamente crítico en mi proyecto, y es un rol en el que espero tener a un profesional de primer nivel. Martín (Sarthou) es un profesional de primerísimo nivel, y para mí es un extraordinario candidato como para tomar un rol de este tipo.

Prensa y medios: ¿cuál será la estrategia institucional?

Estructurar la comunicación. Porque la comunicación de un directivo es distinta a la de un manager deportivo, de un gerente de finanzas, de un gerente de marketing, son cosas completamente distintas. Por eso es tan importante tener un profesional que lo entienda, porque el directivo no puede hablar de cualquier cosa, en cualquier momento. Nacional hoy adolece de una estructura comunicacional. Y eso muchas veces hace que comuniquemos mal, que comuniquemos fuera de tiempo, que seamos malinterpretados y que al final todos nos expongamos como club a información que no tiene por qué salir del club y que termina saliendo por el medio X, Y o Z, por la razón que fuere. Entonces a lo que yo aspiro con un profesional es a que haya una comunicación estructurada, un vocero, que sepa qué decir, cuándo decir y cómo decir.

Estamos hablando de controlar el discurso de los periodistas que es incontrolable y el club hace absolutamente nada, las ve pasar.

Sí, es verdad, creo que cuando vos profesionalizás la parte comunicación, dejás mucho menos espacio para que muchas cosas pasen, dejás menos flancos débiles.

En una estructura comunicacional es necesario tener gente idónea en manejo de crisis, la crisis puede ser chiquita o grande, pero es manejo de crisis.

¿Cuáles son las intenciones respecto al básquetbol y el resto de los deportes menores?

Así como estamos hablando de la creación de un club social, Nacional claramente tiene que potenciar otros deportes, algunos de ellos más desarrollados. Me encanta que Nacional esté teniendo la presencia que tiene hoy en la Liga Uruguaya de Básquetbol y vamos a seguir trabajando en eso. Pero todo en su justa medida. El club va a tener un presupuesto, no se van a hacer locuras, la comisión de básquetbol ha hecho un muy buen trabajo entre lo que los socios estamos aportando y más un aporte de presupuesto que le hace el club.

Lo otro que hay que tener claro es que el nuevo reglamento FIFA, que es el que se estará votando el 2 de diciembre, trae aparejado el tener muchos de estos deportes desarrollados. Entonces, va a haber que sentarse a pensar cómo lo hacemos.

Por otro lado, también lo veo como una oportunidad de marketing y ventas, el fútbol femenino por ejemplo. Como club te va dando como una presencia distinta que a la

hora de salir a vender tu marca la estás vendiendo en distintos lugares. Entonces debemos ser inteligentes para armar algo estructural que posicione a Nacional mucho más fuerte de lo que es hoy

En futsal salimos Bicampeones Uruguayos, no había prensa de Nacional, sólo Decano.

Por eso insisto, si tenés una estructura comunicacional y la persona sabe que está el futsal, tendría que haber salido la información en las redes, tener un sitio en serio de Nacional, actualizado. Es estructural el cambio, no es un cambio menor, es un cambio de cultura, y cuando vos cambiás cultura tenés que traer gente con otra cultura para que te ayude a cambiarla. Yo sólo no lo voy a cambiar, es absolutamente imposible. Voy a ayudar, voy a liderar, pero necesito gente en los estamentos básicos que lo ejecute en el día a día.

Hablemos de la defensa de la historia: ¿hay una estrategia?

De las primeras reuniones que tuve fue con el grupo que está velando en la Comisión de Historia, y la verdad que me encantó la reunión. Me encantó porque ahí ves esa pasión de quien quiere al club, de quien trabaja por el club desinteresadamente simplemente para dejar a Nacional donde tiene que estar. Y ese yo creo que es un capítulo muy importante, porque, de vuelta, es parte de lo que vos vas a vender. Porque cuando vos vendés que Nacional es el decano del fútbol uruguayo, que es el que más copas tiene, empezás a vender la historia de Abdón Porte, la historia del 24, la gira del 25. La historia de Nacional es única en el mundo, entonces eso lo tenés que cuidar como un tesoro.

En este sentido, otra idea es, en esa experiencia del Gran Parque Central hacer un museo que realmente te haga emocionar, como cuando vos vas al Barcelona, al Real Madrid o a River mismo que lo hizo, es decir, con todo lo que tengo para contar, “me hago una fiesta acá”.

Volviendo al club social, que lo mencionaste, faltaría saber con qué recursos se piensa hacer.

La idea es definir dos fases, una fase final en la que puedas ofrecer todas las actividades que un club deportivo y social tiene: gimnasio, spinning, piscina, salas de baile, etc. Y una primera fase, que es la que se puede hacer en la estructura actual de la sede y con la que rápidamente podrías entrar en actividad para captar un grupo de socios inicial y con ese fondo armar la segunda fase que es la parte de la piscina. La idea es armar un club para unos diez o doce mil socios, con una cuota acorde a lo que se cobra en los clubes en plaza.

Es importante entender que inicialmente tiene que ser un club social de administración propia. O sea, pertenecerá al Club Nacional de Football pero así como hablamos de la fundación y que esta tiene que tener sus estatutos y su dinero, el club social también.

Porque el club social puede ser un gran generador de dinero, pero a su vez también un gran consumidor de recursos, porque a medida que crece la masa social, le tenés que seguir dando cada vez más estructura, más opciones. La gran ventaja que tiene Nacional es que en el predio tenemos un potencial de crecimiento gigantesco, que es muy difícil lograr en un lugar tan céntrico como el que tiene la sede.

Queremos preguntar sobre la unidad interna, ¿cómo se piensa manejar el tema de las diferentes corrientes para crear el mejor clima posible?

Hay una conciencia generalizada entre todos los candidatos de cuáles son las prioridades de Nacional. Podremos diferir en algunas formas; yo creo que difiero tal vez en que soy más estructural y creo que esta es una reformulación importante para crear el club que necesitamos para el futuro, un club moderno. Pero en el fondo creo que en la parte financiera todos coincidimos en que hay algunos problemas que ltenemos que atacar a corto plazo.

Como en todas estas cosas, siempre se genera una puja política, pero cuando separás el mundo directriz del mundo operativo se minimizan mucho los roces, porque si hay gente idónea y capacitada en la parte operativa, esa gente velará por los intereses de Nacional.

¿Pero cómo se imagina en lo cotidiano el funcionamiento de las otras corrientes? ¿Controlando, participando en algunas áreas?

Yo creo que participando. El club es muy grande, al final terminan siendo once directivos nada más, entonces tenés que tener gente por áreas de acción.

¿Hay algún tema del que no hayamos preguntado y sobre el que le gustaría hablar?

Creo que en este momento es bien importante que el socio vaya a votar, independientemente de a quién vote. Porque quien tome el rol de presidente de Nacional y tome el liderazgo del club en los siguientes tres años tiene que tener la legitimidad del socio. Esta tiene que ser una votación ejemplar, la gente tiene que manifestarse claramente de cuál es el proyecto que más le gusta porque quien asuma tiene que tener ese respaldo del socio.

Porque esta transición no es fácil, es un cambio de cultura, de realidad, de estructura y quien nos vote tiene que estar convencido de que eso es lo que Nacional necesita. Por eso es importante que se manifiesten, que vayan, que voten y que quien salga presidente tenga la legitimidad del caso.







SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta