Por Alejandro Luzardo
7 Nov 2018
opinión

No sólo se ha apreciado su trabajo desde la interna de Nacional.

Nacional vive tiempos muy convulsionados en su interna. Esto no es nuevo en el club y hasta es parte de nuestra identidad, aunque no nos guste y a pesar de ser perjudiciales para nuestros propios intereses. En los últimos años -tal vez desde la última presidencia de Dante Iocco- las embestidas entre tricolores han sido más frecuentes y fuertes. En muchos casos merced a la explosión e inmediatez de las redes sociales.

En esas circunstancias es que algunos, como quien escribe, prefieren reservar sus opiniones para el “mano a mano” o los círculos de mayor confianza en los que no habrá dobles interpretaciones y la opinión no será sesgada hacia ningún grupo o posición política interna.

Tras esta aclaración haré una excepción para compartir mi parecer respecto al trabajo de Alexander Medina y su futuro dentro de Nacional.

Lo primero que debe tener un entrenador -y más en Nacional- es autoridad sobre sus dirigidos y el respeto -aún en la discrepancia- de estos. Ambas condiciones han sido cubiertas con amplitud por Medina: en el acierto y en el error ha sido él quien ha tomado cada una de las decisiones del trabajo grupal. Y eso es innegociable.

El “Cacique” es además un motivador nato. Lo fue como jugador y lo ha ratificado en su función de director técnico. Otro punto para él.

Su capacidad de trabajo impresiona: vive y respira fútbol, vive y respira Nacional. Eso lo hace más fuerte y efectivo a la hora de decidir y de dirigir. En estos meses al frente del primer equipo tricolor ha asumido tareas y responsabilidades que van más allá de las de un simple director técnico. 

Respecto a su propuesta futbolística cabe decir que es moderna aunque algo arriesgada por momentos. Sus equipos juegan con intensidad y hay un compromiso de todos  a la hora de recuperar el balón. Más allá de esto, soy de los que cree que se puede ganar con cualquier sistema táctico y estrategia. No creo que haya una sola forma de jugar aunque sí considero fundamentales las características de los jugadores con los que se cuenta a la hora de pensar en una estrategia y un estilo de juego. Es en este último punto que tengo alguna discrepancia con nuestro entrenador pero no soy colega suyo ni jugué profesionalmente, así que su opinión es calificada y la mía no.

¿Por qué escribir esto ahora? Porque la temporada está llegando a su fin y no quiero dar a conocer mi opinión con los resultados a la vista. Sin dudas la contratación de Alexander Medina ha sido acertada y su trabajo ha tenido varios aspectos destacables.

Si la parte deportiva de Nacional ha fallado no ha sido por falta de capacidad y de trabajo del cuerpo técnico. Por el contrario, si ha peleado en el ámbito local e internacional ha sido en buena parte por su estupendo trabajo y porque ha asumido obligaciones de terceros que han estado ausentes.

Pero no sólo se ha apreciado su trabajo desde la interna de Nacional. Sabemos que su trabajo es seguido muy de cerca por Washington Tabárez, quien ha pensado en incluirlo en el equipo de entrenadores de selecciones nacionales. En lo personal, lo quiero en Nacional liderando un proyecto que no se agote por un resultado.

Alejandro Luzardo







SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta