Por Diego Ávalo
7 Oct 2017
análisis

Lasarte parece apostar a la experiencia en momento clave de la temporada.

Martín Lasarte prepara una modificación en la línea de cuatro. Alexis Rolín se perfila para sustituir a Agustín Rogel y formar zaga junto al capitán Diego Polenta. ¿Qué lo lleva al técnico tricolor a realizar este cambio? ¿Cuáles son los pros y los contras?

Agustín Rogel es un juvenil que proviene de la Cantera Inagotable. Tuvo un excelente nivel en la selección Sub 20 de Uruguay, y eso lo llevó a que el hincha y la prensa lo comenzaran a pedir como titular al regreso del Mundial de la categoría. Recuerdo incluso amplias críticas a Lasarte por no incluirlo como titular en lugar del entonces titular, Rafa García. En base a lo mostrado con la Celeste, y a sus buenos rendimientos en entrenamientos y cuando fue llamado a actuar en el primer equipo, Agustín llegó a la titularidad. Comenzó de la peor manera que se puede comenzar, cometiendo un error que costó un gol en el plano internacional. Y creo que eso lo afectó bastante en lo anímico para los partidos siguientes. 

Ha ido alternando momentos de buenas actuaciones con errores propios de su edad. Se lo ha notado ansioso y nervioso, y no ha logrado tener un partido consagratorio para lograr el aplomo y serenidad que necesita. Esto seguramente es lo que ha llevado al orientador táctico a pensar en su sustitución. 

Alexis Rolín por su parte ha ingresado en algunos partidos, y a pesar de evidenciar falta de fútbol, cometiendo incluso algunos errores infantiles, su rendimiento no ha sido del todo malo. No olvidemos que Alexis también es un jugador de la cantera y que su pase pertenece a Nacional.

¿Qué se gana, y qué se pierde con el cambio?

Lo primero que hay que decir es que Agustín Rogel será un gran zaguero, con nivel de selección seguramente en su futuro. Pero el cambio de pasar de jugar con jugadores de su edad a jugar en Primera División, lo ha sentido. Estoy convencido que la intención de Lasarte además de mejorar lo defensivo del equipo, -que seguramente es la causa principal-, es  también darle un poco de respiro y tranquilidad al juvenil llevándolo al banco para cuando le toque, volver con todo.
 

Con Rogel en cancha el equipo ganaba en juego aéreo. Tiene un excelente timming y doble ritmo a la hora de saltar, y un impacto al balón con su cabeza que es llamativo. Tanto en lo defensivo, como en lo ofensivo. Si bien Rolín es un jugador de 1,86 mts de altura y también va bien de arriba, lo de Rogel sobresale, y en ese aspecto perdemos un poco. 

Con Rolín en cancha lo que se gana ,y mucho, es en serenidad y tranquilidad. Como decíamos, Agustín jugaba los partidos con mucha vehemencia e ímpetu, y eso creo que es por su juventud y también por el momento anímico. Y en el tramo final de este campeonato, donde no hay margen de error, es fundamental tener una defensa que transmita tranquilidad y confianza a sus compañeros. Rolín tampoco pasa por su mejor momento futbolístico y físico. Viene de una larga lesión. Pero sin dudas su experiencia y su roce internacional le darán otro aplomo en cancha. 

Se mejora algo en el mano a mano, ya que Agustín estaba cometiendo muchas faltas al ir a marcar, lo que generaba muchas jugadas peligrosas cercas del aérea. Rolín en ese aspecto es mucho más tiempista, y generalmente gana en ese aspecto. 

Lo dicho, Agustín será seguramente un gran zaguero y este cambio estoy seguro que, a la larga, beneficiará al equipo y también al propio Rogel, que cuando le toque, volverá seguramente muy mejorado.

Diego Ávalo






SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta