Por decano.com
10 Ene 2015
análisis

Repasamos todas las copas de verano, donde nos encontramos, cuando no, con una gran ventaja a favor del Club Nacional de Football.

El que no lo sabe lo sospecha, ni los jugadores, y menos aún entrenadores y preparadores físicos, esperan con ansias este tipo de debuts, pero el dinero manda y los compromisos contraídos con la empresa que maneja el fútbol en Uruguay no se pueden desconocer. Cuando hablo de “este tipo de debuts” me refiero a un partido exigente –no por el potencial del rival, sino por el rival mismo y la obligación histórica de vencerlo- y a esta altura del año. Por absurdo que parezca, si el encuentro fuera fijado ya entrada la segunda quincena de enero, o si los entrenamientos hubieran comenzado alrededor del 20 de diciembre, otro sería el cantar.

Son pocos los involucrados que estarían dispuestos a reconocer abiertamente su resistencia a encarar estos torneos, eso está mal visto por el hincha, y es lógico, el hincha exige, es lo único que pide a cambio de todo lo que da: victorias.

Se me viene a la cabeza la imagen de los primeros minutos de clase después del recreo. Los músculos recién comienzan a aflojarse, la atención  no está puesta en su totalidad en lo que dice la maestra y ésta lo sabe, por lo que lo menos que debe desear en estas circunstancias es una inspección. Se me dirá que “no son niños, son profesionales” y yo responderé “sí, pero son personas y para eso existen las pre temporadas”. Recurro nuevamente a la imagen anterior –con la intención de magnificar el hecho- ¿si a esto le agregamos que la maestra y varios de los compañeros son nuevos? No es el caso de este Nacional, pero lo ha sido en otras oportunidades en las que, de todos modos, salimos airosos, bien por el peso de la camiseta o la calidad de nuestros jugadores, pero difícilmente se debiera a una acertada planificación y una marcada automatización en nuestras líneas.

Se vienen nuevos torneos de verano y para el clásico del 12 de enero (primer encuentro del año) Álvaro Gutiérrez preserva a los “referentes”. No estarán Gustavo Munúa, Álvaro Recoba ni Iván Alonso. Ya sabe lo que dan y es inútil arriesgarlos. El triángulo final es totalmente nuevo y el único antecedente de la dupla Guillermo De Los Santos. José Aja, son los ocho minutos finales del partido por el tercer puesto del Trofeo Teresa Herrera ante Sporting Lisboa. Poca cosa.

Los “guerreros” son siempre eso, en general salen airosos en estas muestras, por lo que tanto Santiago Romero como Gonzalo Porras salvarán con mayor o menor nota el enfrentamiento, pero, sin desconocer al resto, la cuota de entrega estará asegurada.

Juan Manuel Díaz, Nicolás Prieto, Ignacio González y Pablo Valim estarán -se me ocurre a mí- en la misma línea (la de observación) pero con grandes diferencias. Prieto ha vuelto a ser una incógnita. Del jugador que era casi que “número puesto” en el primer semestre queda solo el recuerdo. No porque haya retrocedido en su rendimiento sino porque no sabemos que esperar. Tendrá su prueba para ganarse un lugar, esperemos que los nervios de su juventud no le jueguen una mala pasada.

Los nervios también pueden incidir en el desempeño del joven Pablo Valim, a quien “Guti” le da la posibilidad de mostrarse. Es el primero de los juveniles incorporados a la pre temporada que tendrá su oportunidad. El entrenador le brindó la confianza y Gutiérrez ha demostrado que sabe llegarle a sus futbolistas, esperemos que el juvenil brasileño sepa transformar el respaldo en tranquilidad y seguridad.

Juan Manuel Díaz regresa tras su lesión, seguramente “Guti” pretenda darle rodaje con la esperanza de reencontrarnos con el Díaz del comienzo del Apertura.

Desde que asumió como DT de Nacional, Ignacio González parecía ser “el 10” para Álvaro Gutiérrez, un técnico que ha manifestado en varias ocasiones que no es proclive a utilizar jugadores en esa función. Lentamente, una rebelde lesión lo fue sacando a “Nacho” de las canchas y de la consideración del técnico. Este lunes González comenzará a sumar minutos y volverá a tener la chance de disputar un puesto en el once tricolor.

Adelante, Álvaro Gutiérrz “suelta” a Sebastián Fernández y Carlos De Pena. El primero es una de las grandes apuestas para este semestre que se inicia, ya aparentemente recuperado de su lesión. Seguramente la intención de “Guti” es que “Seba” vaya sumando minutos porque sin duda será uno de los jugadores que tiene en mente para afrontar la doble competencia.

Finalmente, la presencia de Carlos De pena no puede extrañar a nadie. Fue uno de los jugadores más destacados en el torneo que finalizó recientemente y cuenta con la potencia y el resto físico como para contar con él en cualquier circunstancia.

Resumiendo, el tan mentado “banco de pruebas” dará comienzo este lunes 12, mal que le pese a muchos, pero “the show must go on”. 

Ahora es momento de repasar la historia reciente de los torneos de verano

"El Rey del verano"

Bruno Fornaroli es el goleador absoluto de estos torneos desde su regreso en 2004 con la Copa Conrad disputada en Maldonado. El "Tuna" participó en las copas Ricard y Suat del 2008.En ambos partidos la victoria fue tricolor, en el primero, correspondiente a la Copa Ricard, Nacional se impuso por 3 a 0 con goles de Martín Ligüera de tiro penal, Richard "Chengue" Morales y el salteño Bruno Fornaroli. Éste clásico es recordado como el "de las achuras", en alusión a la frase que utilizó el presidente de Peñarol, Juan Pedro Damiani, al referirse a este encuentro, en el que su equipo no contaría "con todas sus estrellas". La revancha, tildada como "del asado completo", fue en el marco del siguiente torneo de ese enero 2008. En esta ocasión el triunfo tricolor se selló por 2 a 1, ambas anotaciones obtenidas por "el Tuna".

Éstos dos enfrentamientos fueron el séptimo y octavo de este tipo contando desde la Copa Conrad 2004. En los torneos de ese año -Copa Conrad y Copa Uruguay Natural, disputada den Paysandú- Peñarol habría de obtener dos de los únicos tres triunfos conseguidos en cancha, en un total de dieciséis partidos.

Nacional es el dueño absoluto de los clásicos estivales, conquistando once de los dieciséis que se han jugado hasta el momento. En siete de estos once, la victoria fue conseguida en cancha y en los cuatro restantes en la definición por penales. 

Nacional es también el equipo que se ha alzado con mayor cantidad de copas de verano, doce en total. Nos referimos a "copas" y no "torneos" porque tanto la Copa Uruguay Natural del 2004, conquistada por Nacional, así como la Copa Master Card 2006 y la Copa Bicentenario de Antel del año 2011 -ganada por Peñarol- fueron dirimidas en un único partido.

El próximo lunes 12 de enero, a las 22:00 horas, Nacional y Peñarol disputarán el partido de fondo de un torneo que contará también con la presencia del actual campeón de la Copa Sudamericana, River Plate de Argentina y Universitario de Perú. Los ganadores del primer encuentro definirán al campeón el miércoles 14, también en el Estadio Centenario y en los mismos horarios.

El segundo clásico veraniego tendrá lugar el domingo 18 de enero, nuevamente a las 22:00 en el estadio municipal. Este encuentro formará parte de un torneo al que están invitados también el vice campeón de la Copa Bridgestone Libertadores, Nacional de Paraguay y Sportivo Luqueño.

Copa a Copa

En el año 2004 se volvieron a implementar los torneos de verano, que se disputaron en el interior del país hasta el 2006, año en que el Estadio Centenario recibe la Copa Master Card. 

En 2004 Nacional obtiene la Copa Uruguay Natural, al año siguiente la Copa Conrad y en el 2006 su primera Copa Ricard en el último año en que se disputarían estos torneos fuera de Montevideo.

El 2006 es el primer año de un doblete, ya que en febrero de ese año, luego de haberse adjudicado en enero la Ricard, consigue -tras derrotar por 4 a 3 a Flamengo- la Copa Master Card. En el 2008 Nacional repite la Copa Ricard, y habrá de sumar también la primera Copa Suat.

La Copa Bimbo 2010 y 2011 irán también a las vitrinas de 8 de Octubre, así como las copas "Samsung Galaxy" y "Antel" del 2013. 

En el año que termina, el equipo tricolor se proclamó campeón de la Copa Bandes 2014 y la Copa Antel.

Los clásicos

Dieciséis disputados, siete para Nacional, seis empates y tres para Peñarol. De los seis empatados y definidos en tanda de penales, el tricolor se quedó con cuatro.

Veintiocho goles anotados para el Decano, recibiendo apenas diez. Los goleadores tricolores -en cancha- fueron:

3 a 0 - Federico Raríz, Christian Rodríguez (en contra) y Alexander Medina (Copa Uruguay Natural 2004, Payasandú)

1 a 1 - Sebastián Abreu (Copa Conrad 2005, Maldonado)

1 a 0 - Sebastián Vázquez (Copa Ricard 2006, Maldonado)

3 a 0 - Martín Ligüera, Richard Morales, Bruno Fornaroli (Copa Ricard 2008, Montevideo)

2 a 1 - Bruno Fornaroli (2) (Copa Suat 2008, Montevideo)

2 a 1 - Sergio Blanco, Adrián Romero (Copa Bimbo 2009, Montevideo)

2 a 2 - Richard Porta, Sebastián Coates (Copa Bimbo 2011)

1 a 2 - Sergio Cortellezzi (Copa Bicentenario Antel 2011, Montevideo)

1 a 1 - Joaquín Boghossian (Copa Bimbo 2012, Montevideo)

1 a 0 - Jadson Viera (Copa Antel 2012, Montevideo)

1 a 0 - Iván Alonso (Copa Antel 2014, Montevideo)

Ernesto Flores

decano.com






SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta