Por decano.com
7 Nov 2014
Clásicos

El Chino vino para cerrar su carrera en el decano, luego de años de desparramar talento en la Serie A de Italia, pero aún así, Recoba demuestra partido a partido que su calidad está intacta.

Álvaro Recoba llegó a Nacional en 1996, y allí permaneció por una temporada y media. En ese período alcanzó a anotar veinte goles en treinta y tres partidos, un verdadero goleador. Luego hizo un recorrido europeo que lo llevaría a jugar en el Inter de Milán, Venezia, Torino y Panionios.

En 2009 volvió a Uruguay para jugar en el club que lo vio nacer, futbolísticamente hablando: Danubio. Una temporada y media más tarde volvería al club tricolor.

El 20 de noviembre de 2011 vuelve a jugar un clásico con Nacional. Aquel equipo era dirigido por Marcelo Gallardo, y veía como se le escapaba el campeonato a manos de Danubio y el tradicional rival. El Bolso perdía por la mínima diferencia, pero ingresaría el debutante Gonzalo Bueno para hacer el gol del empate. A los 91 minutos de partido, un contragolpe del juvenil termina en un penal a favor del decano, el cual sería encargado a Recoba. Era la oportunidad de ganar y meterse firmemente en la pelea por el campeonato, o resignarse y darle buenas noticias a Danubio. El "Chino" no titubeó, la puso en el punto penal y la clavó de un zapatazo en la red.

Nacional ganaba de atrás un partido que le valdría el campeonato, ya que terminaría un punto por encima de Danubio, y dos con respecto al CAP.

En el clásico del Clausura, el Bolso también comenzó perdiendo. Promediando el segundo tiempo, y con el partido ya empatado gracias a goles de Richard Porta y Facundo Píriz, Nacional tuvo un tiro libre a favor cerca del área aurinegra. El encargado para ejecutarlo fue el recién ingresado Recoba, que la acomodo y la clavó contra un costado, dándole así la victoria clásica a Nacional y alejando a Peñarol en la Anual.

Otra vez Nacional le ganaba de atrás a su tradicional rival, y otra vez lo dejaba sin chances de campeonar. El equipo de Gallardo sería campeón luego de vencer en la final a Defensor Sporting, dicho sea de paso: con un gol de Recoba.

Se le han hecho costumbre al Chino los goles "olímpicos" en esta última etapa en Nacional. ¿Y si hace uno el domingo? Él declaró entre risas a la radio Pasión Tricolor que de ser así, se retira "en ese mismo momento".

Martín Madruga
decano.com


Nota anterior: "Locura total"

El "Loco" Abreu también merece su espacio en la semana previa al clásico. Inolvidable es aquel clásico "del susto", la remontada de 2004, y muchas cosas más.

Washington Sebastián Abreu nació en octubre de 1976, y en 1994 ya estaba debutando en la primera división de Defensor Sporting. Luego de un pasaje por Argentina, España, Brasil y México, vuelve a Uruguay para jugar en el club del que siempre fue hincha: Nacional.

Su debut clásico llegaría el 9 de setiembre, cuando fue titular en la derrota por 2 - 1 ante el CAP en la última fecha del Apertura. Abreu marcó en aquel partido un gol.

En el Clausura, el "Loco" tomó revancha volviendo a convertir ante el clásico rival y consiguiendo la victoria que haría a Nacional levantar el trofeo allí mismo.

Su regreso en 2004 daría lugar a una de las hazañas clásicas más recordadas de la década por el hincha tricolor. El 5 de diciembre Nacional enfrentaba a Peñarol por la octava fecha del Clausura, el principio no era alentador ya que el rival se ponía en ventaja con dos goles de Carlos Bueno. Luis Romero entró para cambiarle la cara al tricolor, con todo éxito, logrando el empate con dos goles suyos. En el minuto 92, cuando ya parecía que se iban a repartir los puntos, Romero recuperó una pelota y se la dio al minuano para quedefiniera y pusiera el 3 - 2. Abreu hizo delirar a la mitad del Centenario con ese gol, dejando afuera de todo al CAP y dando vuelta otro clásico a lo Nacional.

A partir de 2004, los tricolores comenzaron a recordar la fecha del"Clásico del susto", un enfrentamiento clásico que tuvo en su previa varias solicitudes de revisión del estado contractual del "Loco" por parte de jugadores aurinegros.

En su último clásico de la tercera era, Abreu marcó dos goles para dar vuelta un partido, que luego terminaría en empate a dos goles.

En total, el minuano le ha convertido siete goles a Peñarol en siete partidos jugados

Martín Madruga
decano.com


Nota anterior: "Preguntale a De León"

Un jugador que es parte de la gloria del Club Nacional de Football, que supo amargar aún más al eterno rival tanto con la blanca puesta, como con la del Gremio de Porto Alegre, no podía faltar.

Hugo Eduardo De León, pocas figuras en la historia tricolor inspiran tal respeto como él en propios y ajenos. Fue campeón dos veces de la Copa Libertadores, una de la Copa Intercontinental, y cinco del Campeonato Uruguayo con Nacional, siendo ícono de tres décadas.

"El Hugo" supo amargar a la hinchada aurinegra desde adentro y desde afuera de la cancha, ya que en 1998 y 2000 les ganó una final en posición de director técnico.

En su primer pasaje por el decano, De León ganó los campeonatos de 1977 y 1980, así como la Copa Libertadores de 1980. En aquellos años, Nacional le ganó dos clásicos a Peñarol, perdiendo tan solo uno, y empatando los cinco restantes.

En 1981 pasa al Gremio de Porto Alegre, y dos años más tarde vuelve a conquistar la Copa Libertadores y la Copa Intercontinental. Hugo, titular y capitán del equipo brasilero, dirige a su equipo a la victoria por 3 - 2 en el global en la final de América ante el CAP.

En 1988 vuelve a Nacional y se corona, como capitán del Bolso, campeón de la Libertadores, Intercontinental, Interamericana y Recopa Sudamericana.

Allí Nacional, con la vuelta de su histórico 'back', ganaría un clásico por la mínima diferencia y empataría el otro. Ese año se consagraría campeón, obteniendo así su trigésimo quinto campeonato nacional. También por la Super Copa 1992, el Bolso eliminó a Peñarol ganándole por 3 - 2 en el global.

Luego de su retiro como futbolista, comenzó su carrera como director técnico. En 1998 llega al tricolor para cambiarle la cara al equipo. El Nacional de De León se convierte en el primer equipo en ganar ambos torneos cortos, Apertura y Clausura, en una misma temporada, sacándole 13 puntos al escolta: Peñarol. Ese equipo de 1998 tendría como goleador al "Principito" Ruben Sosa. Los dos clásicos por el campeonato uruguayo fueron tricolores, el primero por 2 - 0, el otro 4 - 2.

En la temporada de 2000, gana el Torneo Apertura y juega una final contra Peñarol, el campeón del Clasura. Nacional vence en el partido de ida por 1 - 0, y empata el restante, dejando al eterno rival sin campeonato y alzando su trigésimo séptima copa. Ese año, Nacional ganó tres clásicos y empató el restante.

Al año siguiente llegaría el bicampeonato, ganando el Clausura y la final por un global de 4 - 3 ante Danubio, Nacional volvía a dar la vuelta de la mano del Hugo. En esa temporada, el Bolso ganó un clásico, empató otro, y perdió el restante.

Su retorno a la dirección técnica en 2004 no dejaría un campeonato, pero sí tres clásicos ganados, uno empatado, y apenas otro perdido.

En total, De León ganó 13 clásicos de los 33 que disputó con Nacional por el torneo local, perdiendo 9. Sin dudas que es un símbolo del decano del fútbol uruguayo, un verdadero jugador clásico.

Martín Madruga
decano.com


Nota anterior: "Salir a ganar todos los años"

Continuando con la semana clásica, hoy homenajeamos al "Principito" Ruben Sosa, quien hiciera uno de los goles clásicos más lindos. Llegó para ganar campeonatos y hacer delirar a la hinchada.

El dueño de la alegría llegó a Nacional desde España en 1997 para ganar campeonatos y clásicos.

Luego de comenzar en Danubio en la primera mitad de la década de los 80s, Ruben Sosa recorrió España, Italia y Alemania desparramando su buen juego. El séptimo club en el que desembocaría sería el club del que es hincha, y por el que sería más recordado: el Club Nacional de Football.

En 1998 ganó los clásicos del Apertura y del Clausura, coronándose posteriormente campeón Uruguayo. Quizás el clásico más recordado de Sosa fue el de aquel Clausura de 1998, cuando la puso en un ángulo de tiro libre, marcando el 2 - 0 parcial en un partido que terminaría 4 - 2 en favor del decano. Reviví el golazo del "Principito" en el arco de la Ámsterdam en este video. Ese año lo terminó como goleador uruguayo con 13 tantos convertidos.

En total, Ruben Sosa conquistó tres campeonatos uruguayos: 1998, 2000 y 2001, ganando varios clásicos y siendo figura del equipo.

Martín Madruga
decano.com


Nota anterior: "Jugar por la camiseta"

Comenzamos a palpitar un nuevo clásico del fútbol uruguayo, reviviendo partidos e historias de jugadores que supieron ser ídolos de la hinchada, por ejemplo: Richard "Chengue" Morales

Empieza la semana previa al clásico uruguayo. El domingo se medirán en el Estadio Centenario el decano del fútbol Uruguayo, Nacional, y Peñarol.

A los hinchas nos han quedado grabados en las retinas varios clásicos por distintos motivos, y seguramente si le preguntaramos a todos se repetirían algunos nombres de jugadores que se consagraron como ídolos de la hinchada.

Hoy repasaremos la historia clásica de Richard "Chengue" Morales. Nacido en Las Piedras, departamento de Canelones, debutó a la edad de 21 años en el club Platense. Luego pasó a Basáñez, para al año terminar en el club del que es hincha: Nacional.

Con el decano fue tricampeón uruguayo tras conquistar los campeonatos del 2000, 2001 y 2002.

Su debut clásico fue el 22 de mayo de 1999, cuando Nacional le ganó por 1 - 0 al rival con gol de Núñez. El siguiente año llegaría su primer gol clásico, el 10 de junio más precisamente, el "Chengue" convertiría el gol con el que el Bolso le ganaría por la mínima al CAP. Ese mismo año, Nacional saldría campeón uruguayo tras vencer en las finales a Peñarol.

El 28 de noviembre de 2000 protagoniza una de las riñas clásicas más recordadas en el fútbol uruguayo. Ésta terminó con varios jugadores, Morales entre ellos, procesados por la justicia.

El 2001 no lo comenzó bien en materia de clásicos, ya que en el primero disputado, el 19 de mayo, el Bolso cayó por 2 - 1, marcando Richard el único gol tricolor. Sin embargo, el clásico por el torneo clausura sería tricolor: un gol de Sebastián Abreu y el restante del "Chengue" le darían la victoria al decano, que, de la mano de Hugo de León, se coronaba campeón del Clausura en ese mismo partido. Mirá el videodel gol.

En 2008, en su vuelta a Nacional, anotó en el clásico del 25 de noviembre que terminó empatado a un gol. Ese año también había convertido en un partido por la Copa Ricard, el 31 de enero, poniendo el 2 - 0 parcial en un clásico que Nacional terminaría ganando por 3 - 0, mirá el gol.

El "Chengue" jugó 209 partidos con la camiseta alba, en los cuales convirtió un total de 66 goles, 4 de ellos en partidos clásicos, habiendo ganado tres veces el Campeonato Uruguayo, cuatro el Torneo Apertura y una el Clausura

"Los clásicos son siempre parejos, con mucha pierna fuerte, peleados en la mitad de la cancha, con pelotas divididas y ninguno arriesga más de lo debido. Este tiene un cariz diferente y es que ambos tienen que ganar por lo que va a ser más abierto de lo acostumbrado. Eso hará que tengan que salir a jugar por la camiseta", declaró en lo previo a un clásico para el diario La República.

Martín Madruga
decano.com






SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta