Por Ernesto Flores
24 Mar 2016
Seguridad

La seguridad va adquiriendo cada vez mayor importancia en el fútbol. Los clubes deben transitar el camino hacia la profesionalización en ese sector, y Nacional, como en otros casos, lleva la delantera

En un mediodía de extrañamente baja concurrencia en El Mesón -debido a una semana en la que la mayoría de los montevideanos aprovecha sus últimos días de licencia y otros recién la inician-, recibimos a Alejandro Larrosa, otro montevideano en uso de licencia, para averiguar cómo y cuánto le ha cambiado la vida a este bolsilludo, referencia de la hinchada en los últimos 7 u 8 años que lo han tenido como uno de los impulsores del Colectivo 7411 y al frente de la organización del Mayo Tricolor y el Día del Niño Tricolor. Hoy Alejandro “dio un paso al frente” y está ocupando un sillón en la Directiva y un lugar en la Comisión de Seguridad.

Integrante de la Comisión de Seguridad de Nacional y también de la Comisión de Seguridad de Auf...

No. Actualmente solamente de la Comisión de Nacional.

¿Fue una decisión personal? ¿Obedece a qué motivos?

Debido a mi ingreso a la Directiva a raíz de la licencia solicitada por Juan Caviglia. Había una coincidencia en los días de reunión, en ambos casos eran los lunes, y bueno, tuve que abandonar una de las responsabilidades.

¿Quién tomó tu lugar en la AUF?

En esta semana se designó a Juan Vernengo, que ya anteriormente había cumplido esa función.

¿Sentís que tenés el perfil para este cargo?¿Lo esperabas o te cayó de sorpresa?

En nuestro grupo "Por la Sangre de Abdón" teníamos a varias personas identificadas con diferentes secciones del club, ya sea Jorge Vaezza en obras, Martín Eraña y Patricia Bonilla en socios y otros casos similares, que por conocimiento o proximidad encajaban en el perfil de determinada tarea. En mi caso, por haber trabajado codo a codo con la hinchada desde el 2006 con el surgimiento del Colectivo 7411, sabía de la importancia de tener un nexo con Seguridad. Por ese motivo me postulé para integrar la Comisión, sin saber si iba o no a acceder. Cuando me llamaron no lo dudé.

Una de las cosas con las que la agrupación Primero Nacional insistió en la campaña, fue el excesivo gasto que tenía Nacional en seguridad. ¿Eso se está estudiando? ¿Se va a revertir, o tal vez, también cabe la posibilidad que, desde dentro, hayan llegado a la conclusión que el gasto es el adecuado?

Se habló de lo que tiene que ver con los gastos en seguridad que viene realizando el club. Ahora bien, teniendo en cuenta los tiempos que corren y lo que mueve Nacional cuando se presenta en el Parque Central, creo que la inversión en seguridad es la adecuada y se debe seguir haciendo. Además, la seguridad de Nacional ha sido bien vista en todo sentido por propios y extraños. En el breve período en que integré la Comisión de Seguridad de la AUF, pude percibir lo elogiada que es. Incluso ha sido contratada para cubrir partidos de la selección, por lo tanto, teniendo en cuenta el nivel de desempeño de nuestra seguridad, considero que es un gasto bien hecho.

¿Tenés intención de darle un giro al manejo de la seguridad?

Sí. Hay un aspecto al que le quiero poner más énfasis y es a la relación con los hinchas. En eso estamos trabajando, en hacer una especie de conexión entre el club, el hincha y la seguridad de todos. Y no solo en lo local sino en lo internacional. Hasta ahora creo que hemos tenido buenos resultados. Otro aspecto que pretendemos desarrollar es un protocolo de comportamiento y advertencias para las salidas al exterior. Que el hincha sepa qué debe esperar en cada procedimiento y que tenga una especie de guía de comportamiento ante determinadas situaciones.

Hay gente que ha manifestado que, en su experiencia, se han sentido desprotegidos por la seguridad del club en el exterior y que han sentido que Nacional les ha soltado la mano fuera de fronteras. ¿Va por ese lado tu planteo, por darle mayor apoyo al hincha?

No sé que habrá pasado en algún otro momento. Lo que sí he comprobado, por ser un hincha más que ha tenido la oportunidad de viajar con Nacional a casi todos lados, es que los operativos en el exterior presentan ciertas carencias que terminan afectando a los hinchas. Por ejemplo, en uno de los últimos viajes a Rosario, en ocasión de un partido ante Newell´s, hubo un grupo que quedó detenido en un pueblo cercano a Rosario, al que no le permitieron ingresar y no contaban con los servicios mínimos de baños y lugares donde comprar comida, para pasar las horas de espera que tuvieron que afrontar. En nuestro primer viaje como responsables de la Comisión de Seguridad en esta Copa Libertadores, coincidentemente a Rosario, nos preocupamos por tratar de solucionar todos esos aspectos. Creo que salió casi todo bien. Lo mismo intentamos que sucediera en San Pablo, donde tuvimos algunas dificultades al tratarse de una ciudad de gran tamaño, pero todos nuestros esfuerzos están centrados en que la hinchada de Nacional -sin duda la más seguidora de América y, proporcionalmente tal vez del mundo- viaje de forma organizada, y así facilitarle el manejo a los organizadores de los operativos en los diferentes países, y de esta manera también poder recibir más privilegios.

Así como has recibido elogios en Uruguay por el manejo de la seguridad de Nacional, ¿has recibido comentarios del mismo tipo por parte de los encargados de operativos de otros países?

Por suerte sí. Justamente la semana pasada recibimos varios elogios hacia lo que fue la organización y el manejo de la Comisión de Seguridad en relación a sus hinchas. Nuestro proceder le facilitó todo el trabajo a la policía paulista. En estos días, en Montevideo, tuvimos dos partidos seguidos, el de River Plate con Rosario Central y el nuestro ante Palmeiras en el Parque. Desde Conmebol existía gran preocupación por lo que podía ser el cruce de hinchadas, además del total desconocimiento de la cantidad de hinchas que estarían llegando de uno y otro equipo y de cuáles serían los puntos de concentración de las hinchadas. A raíz de esto recibimos reconocimientos por la manera de actuar de nuestra Comisión en las anteriores salidas a Argentina y Brasil, sobre la manera de mantener a nuestros hinchas organizados y lograr que las presentaciones de Nacional fueran una verdadera fiesta.

Días pasado, durante la transmisión del último encuentro de Rosario Central por el torneo argentino, trascendió que se le iba a impedir a la hinchada canalla su presencia en Montevideo para el partido revancha ante Nacional. De confirmarse, ¿eso te da cierta tranquilidad?

Puede ser. De suceder facilitaría el trabajo nuestro y nos daría más lugar para los hinchas en el Parque.

¿Tenés un diálogo con el sector más "pesado" de la barra?

Sí, tengo contacto con todos los sectores de la hinchada, porque comparto tribuna con ellos. Ahora bien, el control de la barra en sí, corresponde a los referentes, yo tengo vínculo con ellos, pero los conozco a todos, y realmente, el diálogo y la relación es la mejor.

Es un momento difícil para la seguridad en el fútbol. ¿Tenés algún diagnóstico de por qué suceden estos episodios de violencia? ¿Alguna vez soñaste o aventuraste una solución?

En el fútbol se manejan tantas cosas que es difícil vislumbrar una solución. Me da lástima porque veo que cada vez nos acercamos más a lo que está pasando en Argentina, de jugar sin hinchada visitante. En ocasión del partido contra Rosario hace unas semanas, nos comentaban los encargados del operativo que ya hacía dos años que no recibían público del otro equipo. Esto los llevó a un desacostumbramiento que era notorio. Estaban muy nerviosos. Tanto así que nosotros queríamos que les saliera todo bien para que pudieran tranquilizarse. Asistir a lo que está pasando en Argentina me da lástima. Que se pierdan lo que es la fiesta del fútbol por la violencia que los ha llevado a esto es una verdadera pena.

Todo lo que ha venido ocurriendo en Argentina y que derivó en esto de partidos sin público visitante, ¿no se ha tomado como experiencia, no han intercambiado opiniones entre los encargados de la seguridad de los clubes y de la AUF?

Recién arrancamos, quizás venía estando en el debe, pero la intención de intercambiar con la seguridad de otros clubes para tratar de canalizar todo esto, existe. Tenemos que iniciar la búsqueda de una solución para que esto no pase acá. Creo que si seguimos en el camino en el que estamos, se están dando las condiciones para que desemboquemos en un resultado similar al que está viviendo el fútbol profesional en Argentina.

Una de las soluciones que han encontrado en Europa -rechazada en general por el hincha sudamericano- consiste en tener a los asistentes identificados por su ubicación. No digo que estén todos sentados, pero ¿no sería un apoyo tener una referencia de quiénes están ocupando determinado sector?

Ayudaría mucho, pero es algo difícil de implementar dada la forma que tenemos los uruguayos de vivir el fútbol. De todas maneras es una medida que se podría tomar, pero en lo que hace a Nacional, sería para ciertas tribunas, caso la José Mª Delgado y la Atilio García. No lo veo viable a nivel de las populares.

¿Te imaginás, o te gustaría repetir la experiencia de un clásico con tribunas compartidas?

En la tribuna Olímpica puede ser. En otro sector ni que hablar. Hemos llegado a un nivel de fanatismo e intolerancia que no lo veo posible. No hay marcha atrás.

¿Y recibir la hinchada de Peñarol en el Gran Parque Central?

El Parque reúne las condiciones para recibir cualquier hinchada visitante en cualquier momento. Tampoco tendríamos inconveniente, contando con nuestra seguridad, de ocasionalmente visitar el estadio de ellos.

¿Cómo tomaste tu ingreso a la Directiva?

Desde que se formó la agrupación "Por la Sangre de Abdón" y tomamos la decisión de apoyar a Primero Nacional para participar de las elecciones en pos de cambiar algo en Nacional, mis compañeros me dieron para adelante, insistían en que yo tenía que estar ocupando un lugar de destaque. Algunos incluso llegaron a expresarme que su anhelo era que yo ingresara a la Directiva. Recién ahí agarré un poco de cabeza, nunca me lo había planteado seriamente. Ni que hablar que es un orgullo estar ocupando un lugar en la Directiva.

¿Cómo fue entrar a la Sala Miguel A. Restuccia y encontrarte con gente a la que, si bien conocías en su gran mayoría, habías tratado en otros ámbitos, no dentro de una reunión de Directiva de Nacional?

Conocer, los conocía a todos. Hay algo que capté desde el primer momento y me gustó mucho. La buena onda general, que yo no me esperaba que fuera así. Te ejemplifico con esto: hace unos días, luego del partido ante Palmeiras, recibimos a Gustavo Munúa y se le hizo un reconocimiento por el buen planteo del partido, el resultado y la entrega de los jugadores, a lo que Munúa respondió que eso se debía en gran parte a que el plantel percibía la armonía reinante en Directiva, que eso se transmitía hacia abajo y se reflejaba en la cancha.

¿No hay grupos divididos en la Directiva?

Realmente no. Te lo digo con propiedad. Ojalá se mantenga porque está bueno. Todos trabajan en pos de Nacional, y eso te hace sentir bien. A mí me integraron de inmediato. El hecho de haber viajado y compartido delegaciones, como integrante de la Comisión de Seguridad, y recibir el reconocimiento expreso de mi trabajo por quienes son mis actuales compañeros de Directiva, ayudó a un rápido acercamiento con todos. Realmente me siento cómodo.

Ernesto Flores

Fotos: Juan Pablo Flores

decano.com






SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta