Por Pablo Fascioli
10 Nov 2016
Historia

Fue el mejor jugador del mundo, en el mejor fútbol del mundo.

Hace ya un par de años, existe en nuestro país el debate sobre si Luis Suárez es el mejor jugador de la historia del fútbol uruguayo. "Lucho", hincha formado y criado en la Cantera Inagotable tiene sobrados méritos para aspirar a ese lugar. Pero desde el fondo de la historia llega un "contrincante" con sobrados méritos para aspirar a esa misma denominación. Da la casualidad que ese jugador, para orgullo de todos los hinchas tricolores, también fue formado en nuestra Cantera Inagotable.

Foto: conmebol.com

El hermano de Carlos "Rasqueta" Scarone

El 26 de noviembre de 1898 nacía en Montevideo Héctor Scarone quien ya desde pequeño se hizo fanático del club de "los Nacionales", para su alegría, en 1914 su hermano Carlos -Rasqueta como lo apodaban- pasa de Boca Juniors al club de los Céspedes siendo rápidamente figura y factor clave para la obtención de la Triple Corona de 1915. En ese mismo 1914, Héctor se incorpora al segundo equipo de Nacional y comienza a llamar la atención de quienes ya en esas épocas seguían a nuestras formativas.

Nace una estrella

Las buenas actuaciones en el segundo equipo hicieron casi inevitable su llamado a integrar el plantel principal de Nacional. El 9 de abril de 1916, con tan sólo 17 años, Héctor debuta frente a River Plate en un amistoso en el Gran Parque Central que finaliza con victoria para Nacional por 2 a 0 con sus primeros dos goles como jugador del primer equipo; algunos de sus compañeros en ese debut fueron nada menos que el "Indio" Abdón Porte, Ángel "Loco" Romano, Pascual Somma, Santiago Demarchi entre otros. El debut oficial se daría por la primera fecha del Uruguayo de dicho año frente al Universal en partido que terminaría 1 a 1 y esa tarde "Rasquetita" - como lo apodaban por ser el hermano menor de "Rasqueta" Scarone- marca su primer gol oficial con la camiseta de Nacional.

El Decano se consagra campeón Uruguayo en esa temporada y sería el primer titulo de los ocho que obtendría Héctor Scarone en nuestro club.

En 1917 donde llega la primera consagración internacional para "Rasquetita"; seria parte y pieza fundamental de la obtención de la Copa América convirtiendo el gol del triunfo frente a Argentina que posibilitaría la segunda consagración celeste. Fue elegido el mejor jugador del torneo por la prensa especializada.

En esa temporada se daría el gusto de obtener la primera Copa Uruguaya en propiedad para Nacional, su leyenda comenzaba a agigantarse. Ya se había corrido la voz del joven prodigio tricolor que le pegaba con las dos piernas, se decía que podía acertar diez veces seguidas a los palos, que podía pasar una pelota por un agujero de un alambrado desde 20 metros entre muchos otras historias.

El mejor del Mundo

Nacional sería el amplio dominador del fútbol Uruguayo y Rioplatense durante esos años. Quizás y sin quizás, desde 1915 a 1925, el mejor equipo del mundo donde "el Mago", -como se lo empezaba a nombrar por su juego fantástico, su capacidad de repentización y su magia- se convertiría en pieza clave para esa consideración. Nacional logra en esos años los campeonatos Uruguayos de 1919, 1920, 1922,1923 y 1924 para obtener la segunda Copa Uruguaya en propiedad; la Copa Aldao en 1916,1919 y 1920 y la Copa de Honor Cousenier de 1916 y 1917.

En 1923, como contaba en la columna pasada, Uruguay obtiene la Copa América y gracias a la promesa realizada por Atilio Narancio, el plantel campeón va a disputar los Juegos Olímpicos de 1924. Es en esos Juegos que el mundo descubre al fútbol Uruguayo y especialmente al "Mago". Durante el campeonato anotó cinco goles siendo nuevamente pieza fundamental en la obtención del primer Campeonato Mundial para Uruguay. Al retorno se disputó una nueva Copa América y Héctor Scarone se convertiría en Tri Campeón de la misma.

Durante 1925 Nacional emprende la mayor y más exitosa gira que se tenga memoria por Europa. Allí los campeones Uruguayos, reforzados con algunos jugadores de otros clubes pasearon el futbol campeón del Mundo por las canchas de Europa. Ciudad a donde se jugaba, ciudad donde se maravillaban con el fútbol desplegado y especialmente con la calidad del "Mago". Se lo considero el mejor jugador de la gira, el más espectacular por su técnica individual y su capacidad para adaptar sus virtudes al juego del equipo siendo la principal carta ofensiva de Nacional.

En aquellos años, el profesionalismo recién estaba comenzando y es así como llega una oferta irresistible de parte del Barcelona (oh casualidad, el club donde hoy en día juega Luis Suárez). "El Mago" viaja a la Ciudad Condal donde disputa solamente partidos amistosos ya que en caso de firmar se convertiría en profesional y se perdería la posibilidad de disputar los Juegos Olímpicos de Ámsterdam ya que para poder participar se debía ser deportista amateur. Aunque mejor será que explique el los motivos por los cuales no firmó con el club Catalán:"Yo pensaba en mi patria, en que pronto vendrían las Olimpíadas (sic) y en que debía vestir la camiseta celeste. Pensé en Nacional, mi club de corazón, y decidí no firmar", una declaración de amor a los colores de su amado Nacional.

A su retorno disputa la Copa América de 1926 en Chile para convertirse en Tetra campeón de América, en esa Copa le convertiría cinco goles a Bolivia en un solo partido.

En 1928 viaja a Ámsterdam y es allí donde faltando 17 minutos para finalizar la final frente a Argentina y con el marcador 1 a 1, se escucha el famoso "Tuya Héctor" de Tito Borjas para que el ya sin discusión mejor jugador del mundo le de a Uruguay su segunda estrella en su camiseta.

Gracias a los logros obtenidos por la Selección en Colombes y Ámsterdam, a iniciativa de los directivos de Nacional , José Usera Bermúdez y Roberto Espil, Uruguay solicita y obtiene ser el país anfitrión de la primera Copa del Mundo a disputarse en 1930. Esta sería el broche de oro de la carrera del Mago con la camiseta celeste. Jugaría contra Rumania, a quien le convertiría un gol, contra Yugoslavia la semifinal y la final contra Argentina. Héctor Scarone se retiraría de la Selección siendo cuatro veces campeón de América y tres veces campeón del Mundo con la particularidad que por torneos organizados por la FIFA (como lo fueron el fútbol en Colombes y Ámsterdam además del Mundial de 1930) disputó once partidos, ganó los once y convirtió nueve goles. Desde su debut en 1917 hasta el último partido contra Argentina en 1930, el Mago convirtió 31 goles oficiales y 21 por amistosos, siendo -si se toma solamente los partidos oficiales- el máximo goleador de la Selección desde 1930 hasta 2011, mientras que si sumamos los convertidos en amistosos, sigue siendo aún el máximo goleador con 52 tantos y con Luis Suárez al acecho.

Fútbol Italiano y vuelta al amor de su vida

En 1931, el Ambrosiana (hoy en día Inter de Milán) vino por el Mago quien acepta la oferta y parte hacia la Península Itálica. En dicho club estaría una temporada y posteriormente pasaría al Palermo donde disputará dos temporadas más.

En 1934 se da su regreso a casa, vuelve a Nacional para darse el gusto de jugar con ex compañeros de la Selección y jóvenes valores del club donde entre otros estaban José Nasazzi, Héctor "Manco" Castro, Aníbal Ciocca, Eduardo García, etc. Nacional logra el Bi campeonato ese año y el Mago su octavo título de Campeón Uruguayo.

¿El mejor de todos?

En 1938 se retira "Rasquetita" luego de defender la camiseta tricolor durante 20 años en 369 partidos convirtiendo 289 goles, siendo el segundo goleador histórico de Nacional por detrás de Atilio García con la particularidad que su puesto natural no era el de número 9. Rasquetita fue goleador del Campeonato Uruguayo en 1917,1918, 1920,1923 y 1929.

Tal vez sería bueno leer lo que sus contemporáneos tenían para decir de él como por ejemplo Giuseppe Meazza, tal vez el mejor jugador italiano de la historia. Meazza dijo del Mago que "fue el jugador más fantástico que tuve la ocasión de ver.” Ricardo Zamora, legendario arquero español, dijo que "fue el símbolo del fútbol." Para terminar, la prensa argentina opinaba que "fue el jugador más temido por los albicelestes, cuyo nombre causaba verdadero pánico.”

Extraordinario dentro y fuera de la cancha, no dejaba a nadie indiferente. En 1950 se dio el gusto de, con 52 años, jugar un amistoso con Nacional en lo que fue un regreso fugaz al fútbol.

El Mago se fue el 4 de abril de 1967; en su despedida José Nasazzi dijo: “Éramos jóvenes, éramos ganadores, estábamos unidos, creíamos que éramos indestructibles". Nacional lo homenajeó dándole su nombre a una de las cuatro tribunas del Gran Parque Central. Nada más justo.

Estimado lector, como expresé al principio de esta nota, está en Ud. decidir quien es – en opinión personal- el mejor jugador Uruguayo de la historia. No es una decisión sencilla pero, como verá, hay un factor común en Héctor Scarone y Luis Suárez: la camiseta blanca con un escudo tricolor del lado del corazón.

Pablo Fascioli
Bibliografia consultada

"100 años de futbol- Los Maestros Julio Bayce

nacional.uy

http://www.marca.com/2014/04/17/america/1397724113.html


Pablo Fascioli

Ex Integrante de la Comisión de Historia y Estadística del Club Nacional de Football.





SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta