Por Diego Ávalo
10 Ago 2019
Intermedio2019

En una cancha en la que era imposible jugar por abajo, Nacional equivocó los caminos y la estrategia y no pudo llevarse los tres puntos.

El partido comenzó con el mismo esquema táctico de siempre, con la única variante de Álvaro Pereira por Matías Viña. Hasta ahí nada llama la atención. Lo que sí llamó la atención, y creo que fue un error increíble de Álvaro Gutiérrez y difícil de entender, es la estrategia de juego. Cuando Boston River salía desde su última zona el equipo se paró sumamente retrasado y con Gonzalo Bergessio casi en la mitad de la cancha como el jugador más adelantado. Esto simplificó notoriamente el juego rival que puso dos hombres estáticos en punta como Sebastián Abreu y Diego Coelho, y que logró llevar la disputa del balón cerca de nuestro arco y así generar peligro. También hizo que cuando el Tricolor robaba la pelota lo hacía a 50m, o más, del arco rival y el pésimo estado de la cancha no permitía trasladar o llegar con jugadas hilvanadas. Esto fue algo que se debió prever. Nacional debió pararse mucho más arriba, llevar el juego a la zona final de ellos salteando el mediocampo y rodeando más al único delantero para pelear la segunda pelota. Error enorme -para mi entender- en la estrategia de juego que nos llevó a no tener casi jugadas de gol y sufrir en el arco propio.

Se corrigió, en parte

El segundo tiempo tuvo alguna modificación que pretendió corregir la estrategia de la primera parte. Matías Zunino se desdobló y jugó más cerca de Rodrigo Pastorini y Brian Ocampo ingresó para desbordar con velocidad. Además el equipo se paró varios metros más adelante. Esto hizo que el peligro se trasladara hacia el arco rojiverde y en dos oportunidades claras estuvo a punto de concretarse el gol de la victoria. Pero la mala fortuna, la mala definición y el estado de la cancha hicieron que no se lograra el tanto.

Pésimo resultado. El resultado es muy malo por el rival y porque era una oportunidad para ganar y meter presión. Este resultado para mí es en gran parte por el error en la estrategia. No se puede plantear el partido de la misma manera ante Inter de Porto Alegre que ante Boston River. La verdad, no lo puedo entender. Había que saltar líneas, jugar a la segunda pelota, rodear al único delantero que ponemos en cancha y llevar el juego cerca del arco rival como fuera. Pero por opción nuestra hicimos todo lo contrario. Nos paramos retrasados y dejamos que ellos hicieran lo que nosotros debimos hacer. Además se sumó el pésimo estado del campo de juego y el mal momento de varios jugadores. Y ni hablar de la falta de temple en general del plantel. Antes estos partidos se ganaban empujando y llevando al cuadro chico dentro del arco. No se pudo ni eso. Ni generar un corner para tratar de convertir sobre el final. Preocupante momento del equipo y del cuerpo técnico que ojalá puedan dar vuelta este momento. Para eso deben enfocarse en entrenar, en jugar y en nada más.


¡Arriba Nacional siempre!

Diego Ávalo
decano






SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta