Por Recibimos y publicamos
28 Set 2020
Respuesta
decanato

En una página partidaria del tradicional rival se publicó una contestación a nuestra respuesta subida el pasado viernes en Decano.

En la página partidaria peñarolense “Padreydecano.com” se publicó una contestación a nuestra respuesta subida el pasado viernes a la web de DECANO.

Trataremos sintéticamente de expresar nuestra opinión ante los nuevos argumentos esgrimidos por los representantes del tradicional adversario.

Una fusión y sus consecuencias

El concepto que hemos manejado es el mismo que los historiadores peñarolenses han utilizado para decir que luego del Laudo Serrato surgió una “nueva” AUF, sosteniendo que en cumplimiento del citado Laudo la AUF y la FUF se habían fusionado.

De haberse verificado este hecho, la historia del fútbol uruguayo se quebraría en dos partes.

En reiteradas oportunidades nos hemos expresado sobre la inexistencia de esta fusión, siendo la AUF la misma organización desde 1900, más allá de sus reformas de Estatutos y cambios de nombre, avalados todos por el Poder Ejecutivo de turno.

Pero en las consecuencias de un acto de esas características, parecería que coincidimos.

Reconocemos la habilidad de nuestros contrincantes para arrimar agua para su molino, pero cuando hablamos del nacimiento de una nueva institución ante una fusión, nos estamos refiriendo a una FUSIÓN POR CREACIÓN, como es el caso del Defensor Sporting Club.

Respecto a los casos del MWFC y del club del Parque Rodó, ninguno de los hechos relatados por nosotros han sido cuestionados.

Como tenemos el triste privilegio de los años, recordamos perfectamente la polémica originada porque en el Art. 1ro. de sus Estatutos el DSC se atribuyó la continuidad histórica de las dos entidades fusionadas.

En la página web de dicha institución se puede acceder al citado Estatuto que conserva esta referencia a la mencionada continuidad

¿Cuándo debe conmemorar su aniversario el Defensor Sporting Club ?

¿Respecto a 1910, 1913 o 1989?

Si otros nacionalófilos discrepan con nuestra opinión, es normal.

Nuestra institución no impone a los suyos un pensamiento único y para no entreverar los tantos, reiteramos que contestamos a título personal porque fuimos aludidos, no tenemos ningún tipo de representación partidaria.

La “fusión” con el Oriental

Se exhibe fotocopia de un Acta de Comisión Directiva de Nacional fechada en 1910 que aprueba la fusión con el Club Oriental y expresa que “dará cuenta a la Asamblea cuanto antes”.

Propuesto ante la Asamblea, se aprueba la INCORPORACIÓN de los miembros del Club Oriental a Nacional y todos ellos se integran al padrón social del club.

Estamos ante un caso de FUSIÓN POR INCORPORACIÓN, en la cual la entidad que recibe a la incorporada conserva sus Estatutos, su fecha de fundación y sus autoridades.

De hecho, ya habíamos recibido en circunstancias similares al Defensa de Miguel Nébel en 1902.

En ambos casos, Nacional recibió a los nuevos socios en sus registros sociales y no modificó sus Estatutos.

Ya en 1906 tenía Personería Jurídica, la cual no fue modificada en 1910.

El caso opuesto sería el de una ESCISIÓN.

En tal situación, la entidad más antigua conserva nombre, estatutos y fecha de fundación y surge una nueva : la ESCINDIDA

El Sr. Jorge Clulow

Se asegura que el Sr. Clulow formó parte de la Asamblea que en Junio de 1913 rechazó las reformas propuestas al estatuto del C.U.R.C.C.

Los hermanos Clulow eran tres y es cierto que no existe constancia de que efectivamente Jorge Clulow haya participado de esa Asamblea, aunque también es verdad que hubo un asambleísta con ese apellido.

Los tres formaron parte del contingente del Oriental que solicitó afiliarse a Nacional.

Tampoco se cuestiona el detalle que expusimos sobre la trayectoria del Sr. Clulow.

El Club Atlético Peñarol era la cuarta institución que presidía y la quinta que integraba en 13 años, además de haber figurado al frente de la Federación Anglo Uruguaya y de haber sido dos veces neutral de la Liga.

En Nacional formó parte de una Comisión de Agasajos formada para recibir la visita del club Rosario de Argentina.

Su hermano fue designado miembro de la Comisión Fiscal.

Seguramente sin encontrar el espacio que aspiraba ocupar en filas tricolores, prontamente se retiró.

Aún si aceptásemos que el “Clulow” no identificado de la Asamblea del CURCC de Junio de 1913 fuese Jorge, lo que no se puede negar es la escasa identificación histórica de este dirigente con esa institución.

Y ese es el meollo del asunto del Oriental, no una fusión que modificase la fecha de fundación de Nacional que jamás se concretó.

Otros argumentos

Se menciona que también el Club Nacional de Football tiene su origen en la fusión de dos instituciones.

Como no se atribuye la antigüedad de las mismas, su postura sería coherente con nuestra posición.

Se agrega que a la fundación de Nacional comparecieron “enteramente” menores de edad, y por lo tanto el acto no tendría validez.

También se dice que la elección de autoridades “por sorteo” estaría alejada de toda legalidad.

Y finalmente se vuelve sobre el asunto del Acta de fundación.

No todos los fundadores eran menores : a vía de ejemplo, Pedro Manini Ríos, designado primer Presidente Honorario del club, ya era una figura pública destacada, siendo para todos el “elegido” por Batlle y Ordóñez para sucederle, hasta que una diferencia de carácter político-institucional los separó para siempre, años más tarde.

Sobre la falta de Acta de fundación ya hemos escrito otras veces : rogamos remitirse a lo expresado en esas oportunidades o informarse si el Montevideo Cricket, considerado internacionalmente como el 8vo. club más antiguo de rugby en el mundo, tiene Acta de fundación.

O si la tiene nuestro vecino Boca Juniors.

Suerte para nosotros que hay constancia por todos lados (prensa, Liga Uruguaya, etc.) sobre la existencia de Nacional.

Respecto a la elección de autoridades, la misma podría haber sido la que fue, o por voto secreto, o por voto cantado, o por aclamación.

La misma es de resorte interno de la institución en tanto no violente preceptos legales o estatutarios.

A continuación un párrafo final para la forma de este debate a través de páginas partidarias.

Nosotros no descalificamos al rival. Combatimos con argumentos, en el terreno de las ideas.

En este segundo “round”, se ha ingresado en expresiones cuya naturaleza no compartimos.

Que conste.

Juan José Melos





SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta