Por Rodrigo Goldaracena
29 Set 2019
NacionalTV

Thiago Vecino habló de sus sueños, sus inicios como futbolista y su amor por Nacional.

El delantero charló con Nacional TV en una plaza de Jacinto Vera, a cuatro cuadras de su casa.

En 2009, dejó de jugar al baby fútbol en Covicenova y llegó al club de sus amores para jugar en AUFI. A partir de ahí, empezó a escribir su propia historia en el Decano del fútbol uruguayo. Hoy en día es titular y muy querido por los hinchas.

La etapa en el baby fútbol fueron sus primeros pasos: “Cuando nací ya estaba en esta casa. Mis padres se habían venido unos años antes de que yo naciera, pero siempre me crié en el Cerro y arranqué a jugar ahí al baby fútbol. Iba prácticamente todos los días por mis primos, mis abuelos, mis tías y toda la familia de allá. A los 3 años ya andaba ahí jugando, mis primos también jugaban. Siempre estoy muy agradecido al Covicenova, es un club donde viví muchas etapas muy lindas que me dejó muchos amigos. Me costó la decisión de venir a Nacional, en su momento fue difícil por tener a todos mis amigos ahí”.

El esfuerzo de sus padres para que Thiago pudiera hacer lo que más le gustaba, jugar al fútbol: Mis padres siempre me acompañaron en el baby fútbol. Creo que no se perdían ni una práctica y ningún partido. Unos fenómenos. Me acuerdo que por ahí mi padre estaba trabajando y no podía llevarme, y con mi madre nos tomábamos el ómnibus e íbamos juntos hasta el Cerro. Perdíamos bastantes horas, agarrábamos frío. El esfuerzo es todo de ellos, nosotros de chicos nos divertimos solamente. No tengo nada para decir y mucho para agradecerles”.

Sus ídolos y sus ambiciones de chico: Cuando era chiquito siempre miraba mucho a (Diego) Forlán porque era un emblema para Uruguay. (Luis) Suárez también, es un ídolo que tengo y un referente a nivel mundial. El sueño de llegar a Primera siempre está. Ir al Parque, ver el estadio, el sueño de estar ahí siempre está”.

El goleador recordó su llegada a Nacional: Cuando vine a Nacional de AUFI tenía nueve años. El técnico de ese Nacional, Edgardo Da Silva, que le tengo un gran aprecio y lo tuve unos cuantos años, me convenció de llegar al club. Ahí arranqué esta linda carrera en Nacional en la cual viví muchas etapas y no me arrepiento para nada”.

Las convocatorias en las selecciones juveniles era algo que lo motivaba para seguir porque “sin duda que la selección es un paso grande, un sueño desde chico que tenemos todos. Estuve un año y medio, fue algo muy lindo. Fue una experiencia que me sumó mucho desde todo punto de vista, crecí mucho como jugador y persona”.

Con respecto al relacionamiento entre el estudio y el fútbol, para Vecino ambas cosas son compatibles. Yo terminé la secundaria pero no seguí estudiando, pero fue una decisión de tiempos que yo tomé. A veces hay chiquilines que no tienen las herramientas o el apoyo para continuar con el estudio, y una vez que dejás retomar es difícil. El tema del estudio siempre estuvo por delante, tuve claro que tenía que estudiar y tenía el apoyo de mis padres”.

El año pasado obtuvo la Copa Libertadores Sub 20, algo que “fue muy especial por todo lo que habíamos vivido el año anterior y por lo bien que venía el grupo. Era un grupo espectacular con mucha amistad y los resultados se fueron dando. La Copa fue un torneo corto, pero con mucha exigencia y nos enfrentamos a equipos como San Pablo que venía de ganar 9 de 9 títulos. Los de Independiente del Valle ahora están todos jugando en Primera y son la base del equipo. Fue el torneo más importante que he ganado”.

En la Primera de Nacional “ya llevo un largo tiempo entre idas y vueltas. La primera vez que me citaron fue cuando tenía 17 años con (Martín) Lasarte e hice la pretemporada. Después estuve con el Cacique (Alexander Medina) y compartí muchas cosas con los compañeros de ahora porque los conozco hace años. Sin duda que cuando uno empieza a jugar se siente más parte y es lo que me está pasando ahora”.

Haciendo referencia a la actualidad y al momento del equipo dirigido por Álvaro Gutiérrez dijo que “hoy se vive en un ambiente de mucha felicidad, de mucha broma con respeto. Hay jugadores con más experiencia que han vivido muchas cosas y después estamos los más jóvenes. La buena relación entre todos después se ve reflejada en la cancha. Las cosas de a poco se pusieron en su lugar; hemos empezado a ganar, encontramos un funcionamiento espectacular, un compromiso de todos. El objetivo es salir campeón uruguayo”.

Hoy se imagina “haciendo goles en Nacional. Me imagino llegando a la final, hacer goles y salir campeón uruguayo. Me gusta soñar cosas difíciles porque son las cosas que quedan marcadas”.






SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta