Por decano
14 Set 2018
Charlas
HUGO
palillo

Como era de esperar, la de este miércoles 12 fue una de las jornadas que marcaron uno de los puntos más altos de los ciclos de Charlas de la Historia Nacional.

Como era de esperar, la de este miércoles 12 fue una de las jornadas que marcaron uno de los puntos más altos de los ciclos de Charlas de la Historia Nacional que viene llevando adelante, con merecido éxito, la Comisión de Historia y Estadística.

Desde temprano el ambiente se notaba diferente al de convocatorias anteriores. Había más prisa y más tensión a la espera de dos de los mayores ídolos que el hincha proclamó -cada uno en su función- en este comienzo de siglo. Minutos antes de las 19:30, un cerrado aplauso recibió a Marco “Palillo” Vanzini. Lo mismo habría de suceder poco tiempo después, cuando Hugo De León ingresó a la sala del Ateneo de Montevideo, ya para esa hora colmada de hinchas tricolores que rápidamente se acercaron para conseguir su foto o autógrafo y estar más cerca para dar ese reconocimiento por el jalón importante que ambos marcaron en la historia del Club más grande de Uruguay. Uno capitaneando desde el centro de la cancha y el otro en su nueva función de entrenador, luego de haber desparramado clase y acercado gloria a la camiseta más laureada del fútbol uruguayo.

Las intervenciones del Cr. Juan José Melos e Ignacio Pou fueron breves pero acertadísimas, dejando el espacio para que el hincha preguntara y los invitados se explayaran en sus recuerdos.

Los asistentes pudimos disfrutar de la sapiencia del Hugo y verlo emocionarse relatando una anécdota que tuvo como protagonista al “Chueco” Fabián Coelho, destacar la calidad y entrega de aquellos futbolistas e incluso contar alguna anécdota digna de figurar en la novela picaresca española.

Antes de que De León se retirara para atender un compromiso familiar, Vanzini pidió la palabra para hacer un reconocimiento público al entrenador campeón uruguayo en 1998, 2000 y 2001.

Ya sin De León “en cancha” la charla se hizo un poco más distendida -tal es la impronta de seriedad que Hugo sigue imponiendo aún hoy a todos- y Vanzini nos hizo disfrutar de un intercambio entre hincha y futbolista que es muy difícil de lograr, más cuando los de este lado alcanzamos el centenar y el entrevistado es uno solo. La atmósfera de complicidad que ayudó a crear “Palillo” nos hizo atravesar por uno de los mejores momentos vividos hasta ahora en los ciclos de charlas de la Comisión de Historia. Que se repita.

decano






SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta