Por Diego Ávalo
6 Jul 2018
Mundial2018

Uruguay fue superado por un gran equipo dejando todo hasta el final. No se pudo, pero el agradecimiento y orgullo son enormes.

Superioridad gala. El primer tiempo tuvo a un equipo francés superior a Uruguay, que planteó un esquema táctico igual al partido con Portugal, pero con Cristian Stuani en lugar del lesionado Edinson Cavani. Francia manejó la pelota mejor que Uruguay, que cuando la tuvo no pudo generar peligro. El rival estuvo siempre bien parado y no dejó espacios para el manejo en ataque de la Celeste. Si bien hubo superioridad, no se concretó en jugadas claras de gol. La ventaja la obtuvieron por un cabezazo en una falta que llegó al área. Y faltó algo de suerte, ya que la única clara que tuvimos fue un atajadón del golero rival, y en el rebote Diego Godín no pudo convertir.

Continuó igual. El segundo tiempo tuvo la misma tónica del primero. Francia dominó la pelota y el partido a su antojo. Uruguay corrió siempre atrás de la pelota. Para colmo de males Fernando Muslera no pudo contener un tiro que no venía con mucha dificultad, y a partir de allí se terminó el partido. Uruguay intentó, metió, corrió, pero no pudo acercarse al arco con peligro.

¡Gracias por ilusionarnos! Hoy estamos con el sabor amargo de la derrota, pero con el pecho inflado de orgullo y agradecimiento. Agradecimiento a habernos ilusionado, agradecimiento por sentirnos representados, por hacernos sentir orgullosos de que el mundo hable de este país pequeño, pero gigante. Mis hijos terminaron llorando por la derrota, pero ya a los pocos minutos preguntaban cuál era el próximo campeonato. La Copa América el año que viene respondi. Ese lo ganamos fue su respuesta. Y eso señores es lo que ustedes han generado en las nuevas generaciones. Generaciones agradecidas y que celebran haber llegado tan lejos, que disfrutan cada momento, y renuevan enseguida la ilusión para el próximo partido.

¡Muchas gracias muchachos!
¡Uruguay carajo!

Diego Ávalo

Foto: fifa.com







SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta