Por decano.com
2 Mar 2018
controversia

Nacional ante otra encrucijada por fondos para las obras del Parque.

La situación económica de las obras del Gran Parque Central sigue siendo delicada. En la última reunión de directiva fue el tema casi exclusivo de discusión. Es que, si el club no logra hacerse de 4 millones de dólares, las obras se detendrían. A este momento falta culminar la bandeja de tribuna Abdón Porte y los palcos de la tribuna José María Delgado. No es poco, lamentablemente.

Un grupo de directivos y allegados aportaría una línea de crédito por 1 millón. Otro tanto se lograría con recursos genuinos de la institución, por ejemplo, con renovaciones de antiguos palquistas. Pero quedan 2 millones a cubrir, y la solución propuesta es la que traería discusiones a todo nivel en hinchas y directivos.

Marketing

En todas partes del mundo se ha extendido la acción de agregar un nombre comercial a los estadios importantes del mundo. En decano por ejemplo, hablamos sobre esto en una nota que titulamos “Allianz Gran Parque Central”. De esto hace más de un año ya. En la misma desarrollamos este tema y pusimos ejemplos, algunos muy cercanos a nuestro país. Pero Uruguay es muy particular y nuestro mercado comercial es fiel reflejo de eso. Aquí las grandes marcas –y algunas pequeñas también- evitan identificarse con Nacional o Peñarol, salvo que la movida de marketing incluya a los dos equipos más populares de nuestro medio. En los ’80 fue Volswagen el primer ejemplo. La VW estuvo presente en las camisetas y pantalones de Nacional y Peñarol. Fue el primer mojón en esta historia. Hasta las marcas de indumentarias eran compartidas en aquel entonces. Eso no ha cambiado en estos tiempos. Más aún, se ha consolidado.

Es en este punto en el que Tenfield juega su partido.

Pros y contras

 

La primera ventaja, para algunos la única, es que Tenfield podría negociar el nombre comercial de los estadios de Nacional y Peñarol en conjunto. De esta forma, las empresas interesadas no podrían manejar como objeción la identificación con uno de los equipos al estar presente en ambos. En este mercado y en esta situación, parece ser un win win. Pero hay más para analizar.

Nacional ya ha negociado con Tenfield anteriormente. Con esta directiva y con anteriores, por lo que allí no parece estar el problema. Las contras comienzan cuando se comienza a analizar hasta donde puede llegar la empresa a la hora de verse satisfecho en sus relaciones comerciales o institucionales. El ejemplo más claro que viene a la memoria es aquel mandado que Peñarol hizo a su socio denunciando ala Conmebol junto a otros clubes uruguayos. Eso fue una imposición de la empresa dueña de los derechos del fútbol uruguayo. Y eso no solo no lo queremos, exigimos cada uno de los hinchas tricolores que no sea así.

Poco

 

Si aceptamos que agregar un nombre comercial a nuestra casa es válido y provechoso para el Club Nacional de Football; si coincidimos en que esto no significa hacer mandado alguno a Tenfield o a Paco Casal, podemos pasar a analizar la oferta.

Según la información que poseemos, la oferta de Tenfield otorgaría a Nacional 2 millones de dólares, pagaderos en cuotas trimestrales de 250 mil y esto le daría a la empresa el derecho a comercializar el nombre del Parque por 10 años. La firma recibiría un cierto número de palcos pero no tenemos la información exacta sobre cuantos serían.

Si esa es la oferta económica por ceder el nombre del Gran Parque Central nos parece poco. Muy poco. Si la discusión dejara de lado las cuestiones emotivas y estratégicas, la cifra no es tentadora, porque ese dinero no garantiza la culminación de nuestro estadio. Si esta oferta se mejorara sustancialmente, si este aporte de dinero garantizara la realización de algo más que la bandeja de la Abdón y los palcos de la Delgado, si estaría más cerca. Pero con estas cartas, no lo está.

decano.com





SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta