Por decano.com
23 Feb 2018
entrevista
lugano

La Libertadores sub 20 nos permitió conversar con el último líder del fútbol uruguayo.

Diego Lugano es un producto de nuestra Cantera Inagotable y líder de una generación que devolvió a todo el fútbol uruguayo a un sitial del que estuvimos alejados. Su liderazgo llevó –junto a otros lugartenientes- a que la Celeste se revalorizara en el mundo y a conquistas deportivas que se estaban muy lejos.

Hoy Lugano ha dejado de ser futbolista pero sigue apoyando a nuestro fútbol por encima de camisetas. Esto a nosotros los hinchas que pasamos cada cosa por el tamiz de nuestros amados colores, en general nos cuesta entenderlo. Es que somos hinchas y como tales pensamos y sentimos, pero debemos hacer el esfuerzo por comprender la posición y el rol que personas como Lugano deben desarrolar. También debemos regocijarnos cuando, en una entrevista confiesa que en forma “discreta, interna” sigue en contacto con nuestro club.

¿Como te sentís en este nuevo rol luego de dejar el futbol activo?

Un gusto hablar con ustedes. La verdad es que estoy descubriendo las sensaciones de dejar de jugar, tratando de entender como reaccionar… y el club decidió que puedo ser la persona que pueda ver, descubrir, varios temas, desde inferiores a primera división, ya que el club tiene mucha inversión e infraestructura y no está consiguiendo los resultados. Estoy asumiendo ese rol, tratando de dar mi experiencia, para que San Pablo vuelva a ser victorioso, primero dentro de Brasil y también internacionalmente.

¿Desde dónde te involucrás? ¿Desde lo deportivo o desde lo funcional del club?

En principio no quiero vincularme a la parte deportiva porque la etapa de jugador es muy reciente, está muy fresca, estoy cansado, haciendo el duelo. Ellos me precisan ahí, pero yo quiero ampliar un poco más y usar toda la estructura que el club tiene para intentar solidificar la presencia del club a nivel social. San Pablo viene de algunos años de división interna, de problemas políticos que se reflejan en la cancha después. Una alejamiento total entre las inferiores con el profesionalismo, son dos instituciones diferentes. Algo que nosotros no entendemos. ¿Por qué hay tanta inversión y buenos jugadores que pasan por las inferiores pero no hay una línea de acercamiento con lo profesional? Debe haber alguna cosa extra fútbol también.

¿Qué sentís estando acá en el Estadio, con todo lo que viviste con Uruguay, en este vestuario? ¿Qué te devuelve la gente?

Impresionante, lo de la gente en la calle es impresionante, el cariño de la gente. Obviamente estar en el Estadio, ya que no juego tengo esa libertad. Podría estar o debería estar con el primer equipo que está en pleno campeonato, pero aproveché para venir con la Sub20. Obviamente que estar en el Estadio… no hay como no acordarte de tantas cosas, que no te vengas sensaciones especiales. Cuando uno vivió una etapa tan intensa como la que viví en la selección, cuando deja todo, uno siempre lo recuerda con alegría, con la sensación del deber cumplido. Eso marca un poco mi carrera.

Han pasado muchos años, has tenido una carrera exitosa en varios clubes y en la selección siendo un referente y capitán, pero el cariño de la gente de Nacional por tu pasaje con la camiseta tricolor sigue intacto. ¿Pero como fue haber estado hoy jugando contra Nacional?

Yo vine del interior a Nacional, soy muy agradecido por la oportunidad que tuve, en aquel momento, en tercera, con un equipo fuerte y que sigue demostrando. Con una cantera que, dentro de Uruguay, Nacional es el que trabaja mejor, no es casualidad. Por diferentes circunstancias me fui joven y mi carrera la hice básicamente en el exterior y después el destino quiso que sea recordado como jugador de la selección y eso obviamente te despegue un poco. Después de 11 años en la selección, 9 como capitán, te da una visión del Uruguay mucho más global y te despegua de la situación clubista. Que pienses en lo mejor para el fútbol, que le vaya bien a Nacional, a Peñarol, a Danubio, Defensor, a todos.

Mantenés de todas formas el vinculo con Nacional a través de tu familia que los vemos en la tribuna…

Si, si... Hablo seguido con Cacique (Medina) , el año pasado con (Sebastián) Eguren, con el toro Wilmar (Cabrera) que es el que me trajo… con muchos más, tal vez de un modo más discreto, interno, pero si, uno de lo que aprendió en la vida es a ser agradecido. Uno puede tener defectos pero no ser ingrato. Soy muy agradecido porque en su momento pude hacer mi primera experiencia profesional, viniendo del interior, en Nacional. Por razones del fútbol no pude hacer mi carrera aquí, porque el fútbol es así, pero mi agradecimiento es eterno y tal vez muchas de las cosas que uno hace y enfrenta son para que Nacional y otros clubes, tengan mejores posibilidades de que no solo retenga a los jugadores, sino que les permita seguir creciendo. No es retenerlos para no dejarlos volar. Que tengan la mejor infraestructura para desarrollar su máximo potencial. A veces jugando en Uruguay no sabes hasta donde da tu físico y por eso también es esta lucha.

decano.com






SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta