Por decano.com
21 Oct 2017
#MásUnidosQueNunca

Nuestra memoria no recuerda una unanimidad como esta.

En el equipo de decano.com pocas veces tenemos unanimidad en algún tema. Si hemos tenido amplias mayorías, pero nunca unanimidades. Queremos distintos directores técnicos, distintos “nueves”, jamás acordamos un sistema táctico y nunca nos hemos puesto de acuerdo que es “jugar bien”, aunque si hemos concluido que hay muchas formas de ganar un partido o un campeonato.

No obstante esto, desde la aparición del colectivo “Más Unidos Que Nunca” (MUQN) ha habido lugar a la excepción: todos nosotros simpatizamos y adherimos a la causa de este grupo de jugadores que buscan cambiar la realidad actual del fútbol uruguayo. La punta del iceberg en este momento es el conflicto que sostienen las autoridades de la Mutual Uruguaya de Futbolers Profesionales (MUFP) con los “Más Unidos Que Nunca”. Sin embargo todos sabemos que por debajo de lo visible (conflicto MUFP y MUQN) hay un enfrentamiento más profundo. La verdadera lucha de poder está dada entre la empresa Tenfield (dueña en los hechos del fútbol uruguayo desde 1998) y los líderes de la selección uruguaya, Diego Lugano, Diego Godín y Luis Suárez. Entre estos actores está planteado el conflicto que en estos momentos tiene suspendida la actividad del fútbol profesional.

¿Por qué existe este conflicto?

Es imposible responder a esta pregunta sin tomar partido por una de la partes en disputa. El fútbol moderno maneja mucho dinero. Muchísimo. Pero los clubes de nuestro país y la mayoría de los futbolistas que mantiene este negocio solo reciben migas de la torta. Desde que, Francisco Casal primero y su empresa Tenfield después, las cifras en las que se negocian a algunos futbolistas llegaron a ser millonarias y el dinero generado por la televisación del producto, también. Sin embargo la pobreza sigue siendo el común denominador en nuestro país. Hay equipos que venden sus votos para sobrevivir y otros que forman jugadores pero apenas si logran estar al día con sus trabajadores. No hay ninguna institución que esté en condiciones de competir internacionalmente en un pie de igualdad con la mayoría de los equipos del fútbol sudamericano. Canchas sin tribunas. Tribunas sin baños y con pésimos servicios. Terrenos de juego que parecen un baldío y muchos etc. Sin luces para jugar en la noche.  Si hasta el estadio de todos, el viejo Centenario parece más veterano de lo que es. Esa es la situación actual del fútbol uruguayo. Rico en recursos, lleno de pasión, pero pobre y lúgubre.

La Selección Uruguaya sin embargo es una isla paradisíaca. A partir de un trabajo organizado y sostenido –no nos engañemos, los éxitos deportivos han sido decisivos- La Celeste vive su mejor momento de los últimos 60 o 70 años. Sus integrantes han logrado cristalizar grandes carreras en el fútbol internacional y hoy son parte de otras realidades. Eso les ha permitido ser parte de otras vivencias y vivir y absorber todo lo que el fútbol genera. Pero no han perdido ni la sensibilidad ni la memoria. Ellos conocen las carencias del medio en el que se han formado y por las que pasan las nuevas generaciones. Saben –porque ellos lo son- que aquí existe materia prima de excelente calidad y que podría mejorarse con un mínimo de organización y recursos. Recursos que existen pero que no llegan a donde deberían porque el dinero se queda en peajes.

Entonces, ¿cómo no estar del lado de los jugadores? ¿Cómo no desear un fútbol más justo en el que todos los equipos puedan vivir y crecer de la formación de futbolistas profesionales? Tenfield hizo su negocio pero no dejó crecer a los equipos en la medida de sus posibilidades. Los dirigentes no han podido corregir este estado de situación. Ahora podría ser el turno de los futbolistas apoyados por verdaderas figuras del fútbol mundial que no se miran el ombligo. Seguramente no sea importante para el colectivo de jugadores, pero estamos con ellos. Desde el primer momento.  Con estos movimientos tal vez encontremos petróleo para nuestro fútbol.

decano.com






SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta