Por Diego Ávalo
20 Mar 2017
HUGO
Silveira

Llegó como un proyecto pero se ha transformado en presente.

Hugo Silveira llegó a Nacional en silencio y sin muchas luces, tal como él es como persona y como jugador. Proveniente de Cerro llegó con el rótulo de ser un proyecto a futuro. Pero su rendimiento lo han transformado en un hermoso presente. Es que tuvo una oportunidad de demostrar que había llegado para jugar y no la desaprovechó. No solo se ganó un lugar en el plantel sino que se ganó un lugar entre los titulares. Hugo es una persona callada, humilde y trabajadora. Nada le ha venido de arriba en la vida, y eso se nota a la hora de jugar. Deja el alma en cada pelota como si fuera la última.

Pero Silveira no es solo voluntad. A pesar de ser un jugador de 1,90 metros de altura posee una gran habilidad con el balón en sus pies. Al respecto el técnico Martín Lasarte nos comentaba: "Si uno lo ve parado en la cancha, enseguida piensa este jugador no debe ser tan bueno con la pelota, pero sin embargo técnicamente es muy bueno. Juega bien de espalda, se apoya. Ha trabajado mucho además en esto y ha mejorado cantidad".

Consultado por sus mayores virtudes como futbolista Martín se refirió a "su potencia, ha mejorado muchísimo su pivoteo, y trabaja muy bien de espalda al arco". Pero sobre todo el técnico tricolor confirmó algo en lo que yo particularmente creo mucho. Existen jugadores con un carisma especial, y al igual que yo, Lasarte cree que es una de sus cualidades. "Tiene un aspecto que es de personalidad, que a la hora de jugar ayuda y mucho. Tiene un carisma especial, no te sabría decir que es, pero tiene algo, y eso se traslada positivamente a sus compañeros y negativamente a los contrarios" nos dijo.

Referente a sus carencias como jugador el entrenador nos manifestó, "no lo catalogaría como carencia, pero para ser un jugador de una envergadura tan alta, el juego aéreo es algo en lo que tiene que mejorar, y lo está haciendo, pero tiene mucho terreno para recorrer en ese aspecto".

Por último se refirió a la ovación que recibió de todo el Parque hace unos días: "Me puso muy contento, porque sino al final el fútbol y el reconocimiento quedan ligados siempre a cualidades naturales y eso está bueno, pero que además haya reconocimiento a la voluntad y la entrega es muy lindo. Por suerte la gente de Nacional esto lo hace muy seguido."

Sin dudas estamos en presencia de un gran jugador de fútbol, con mucho futuro, con mucho para mejorar, pero por sobre todo ante una gran persona, humilde y trabajadora a la que todos queremos le vaya bien. Hugo llegó como un diamante en bruto al que había que pulir, pero en muy poco tiempo el diamante ya brilla con luz propia.

Diego Ávalo
decano.com






SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta