Por decano.com
19 Feb 2017
Amaral

Rodrigo Amaral está cerca de irse.

El contrato que une a Rodrigo Amaral con Nacional tiene una cláusula de recisión de tres millones de dólares. La cifra fue pactada casi dos años atrás cuando el futbolista firmó contrato con el Club Nacional de Football.

Si bien el presidente José Luis Rodríguez reconoció –y así es- que nuestro club no ha recibido noticia alguna sobre la posible transferencia de Rodrigo, se cree que es un hecho su partida tras el excelente Sudamericano sub 20 que ha realizado el jugador pocos días atrás.

Una vez más un contratista está pronto para llevarse la parte del león mientras el club captador y formador -que ha invertido tiempo y dinero en el futbolista-, debe conformarse con la menor tajada del negocio.

Otra vez preferimos dejar por fuera de este lio al jugador, la parte más débil y menos libre de las que están en disputa.

El mensaje de “Juan” recibido en El Talud en la mañana del domingo resume la situación y el sentimiento del hincha ante esta situación. 

Juan dijo:

No compremos las excusas de los empresarios cuando se quieren llevar un jugador. Ahora te dicen que Amaral se iría por "falta de oportunidades" pero ya se comenta que Fonseca se lo lleva la semana que viene y Amaral está de vacaciones y ni se integró al plantel todavía. ¿Qué oportunidad se le está negando si ni se reintegró? Ahora la excusa es la falta de oportunidades para todo el que se quiere ir. Joel Bregonis se fue con alrededor de 17 años y la excusa fue "falta de oportunidades".

Cada cual está en su derecho de tomar el rumbo que quiera pero no inventen excusas. A Amaral ya se lo quisieron llevar antes, cuando tenía todas las oportunidades. Primero Boselli amenazó con llevárselo, cuando estaba explotando en Nacional, y la excusa era "terminar de formarlo en Europa". Después lo agarró Fonseca y volvió a amenazar con llevárselo cuando era muy tenido en cuenta en Nacional.

Al final, por esa presión, logró un contrato como no tiene ningún otro jugador, o sea que fue muy considerado por el club. Y en los últimos tiempos el jugador fue liberado de la exigencia de jugar para poder ser atendido de sus problemas físicos por todos conocidos. Hasta el propio representante habló públicamente de esos problemas físicos. Yo creo que Nacional no encontró la mejor forma de ayudar al jugador, o por lo menos no fue efectiva, pero no se puede negar que se hizo mucho por considerarlo, atenderlo y retenerlo porque se lo consideraba muy valioso. Tal vez la estrategia para corregir esos problemas no fue la mejor, pero sobró buena voluntad, disposición y consideración. Ahora no me la dibujen.

decano.com






SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta