Por decano.com
16 Dic 2016
Rafa
Lasarte

"Hay hombres que luchan un día y son buenos. Otros que luchan un año y son mejores.Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles.”

La casa más hermosa, esa que todos quedamos viendo cuando nos enfrentamos a ella, sería nada sin cimientos y sin el trabajo de mantenimiento que necesita periódicamente.

En el teatro, no habrá grandes figuras sin grandes actores que den pie al lucimiento de la primera estrella. En la música ocurre lo mismo; en cualquier actividad humana esto se repite; los equipos de fútbol no son la excepción.

Cada equipo campeón, cada formación histórica ha tenido además de la grandes figuras que se llevan todos los aplausos, a peones que sostienen al equipo cuando hay que poner el alma, el corazón y el esfuerzo.Este último equipo de Nacional Campeón tuvo los suyos, como lo han tenido todos los equipos campeones. Y los no campeones, por supuesto.

Terminado el partido ante Boston River, llegó el momento de los festejos y los reconocimientos. Del hincha a los actores que entran a la cancha; de los futbolistas al fiel que sigue a todas las canchas en una comunión contagiosa. Pero hubo otros, en especial uno al que queremos referirnos: el apretado abrazo de Martín Lasarte con Rafa García, uno de los jugadores más emocionados en los festejos.

"Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles."  

Bertolt Brecht

Tras ganar el título, Martín Lasarte dijo que la tarde en la que Nacional le ganó a Montevideo Wanderers en el Parque Viera, su equipo "jugó con 12" porque el Rafa fue "uno más desde afuera de la cancha". Se nos viene además a la memoria, el clásico inolvidable de noviembre del 2014 cuando el Rafa "hizo entrar" a Pablo Migliore antes de que el Chino Recoba la pusiera en el ángulo. Es que ese es el mejor rol para Rafa García, es el cimiento sobre el que se edifican las grandes conquistas, las grandes alegrías. Eso fue, con otras palabras, lo que Martín Lasarte le transmitió a Rafael García en aquel abrazo que perdurará por siempre.

decano.com




SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta