Por decano.com
23 Ene 2014
DardoPérez

Campeón de América y del Mundo, pieza fundamental para abrir defensas cerradas a base de imaginación, picardía y habilidad, ha sabido transmitir eso a sus dirigidos.

Dardo Pérez es una de las novedades del Nacional 2014.

Desde que asumió la nueva gerencia deportiva encabezada por Alejandro Lembo, ésta se planteó efectuar algunos cambios en las Divisiones Formativas. Entre ellos, habría modificaciones en los cuerpos técnicos. No para desarticular sino buscando una optimización de recursos y darle un nuevo rumbo al trabajo en juveniles, con la impronta de la nueva conducción. Una de las nuevas piezas de este engranaje ya estaba en la casa. Solo hubo que hacer un cambio de vestuario. Dardo Pérez pasó de la conducción del Fútbol Femenino a hacerse cargo de la Sexta División. El cambio, más allá de la tristeza porque “con las gurisas pasamos un año muy lindo” le sentó bien a Dardo Pérez, quien reconoce que “era uno  de los objetivos planteados cuando vine a Nacional. Poder dirigir las formativas”.

A sus logros como futbolista le fue sumando récords como entrenador en el Femenino. Ganó el primer clásico oficial –también habría de ganar el segundo, pero el primero es el primero-  de Primera División (7 a 0, el 13 de abril de 2013), el primero en categoría juveniles (3 a 0, 20 de julio de 2013). Estuvo al frente del equipo que logró la mayor goleada en la historia de las competencias fútbolísticas en Uruguay (28 a 0 ante Huracán Buceo, 28 de mayo de 2013) y es el primer técnico uruguayo en ganar un partido por Copa Libertadores Femenina (3 a 2 ante Sport Girls, 31 de octubre de 2013).

El desafío de Sexta

Dardo ya ha estado al frente de planteles juveniles en su pasaje por Danubio, pero esperaba este desafío en un grande. Considera que “va a estar lindo. Nosotros sabemos lo que piensa Nacional del fútbol juvenil. Es una cantera a la que el club le da mucha  importancia, la prueba está en que en los últimos años, no solo ha competido a buen nivel juvenil sino que ha tenido la suerte de poder subir jóvenes a primera división y que respondan para posteriormente poder dar el paso a otros mercados, lo que redunda en beneficio del deportista y del club. Esto, a veces,  es incluso más importante que ganar un campeonato”.

Al preguntarle sobre qué tipo de fútbol va a desplegar su equipo, si tendrá un estilo personal o responderá a parámetros técnicos establecidos por el club, Dardo Pérez aclaró que “no he visto mucho a las formativas este año, pero me quedé con la sensación que Nacional tiene una línea de juego marcada -que ha caracterizado a la institución- de buen manejo de pelota. Pero hay que reconocer que el fútbol no es solamente jugar lindo, también hay que meter y luchar. Como ha sido desde siempre, la intención es que Nacional sea protagonista, y de eso no nos vamos apartar”.

La captación de talentos

Uno de los métodos a los que recurren todas las instituciones del medio, es recorrer el interior del país buscando futbolistas que destaquen. Dardo tiene claro la importancia de esta tarea y le asigna un lugar muy especial. “Ojalá que podamos ver, en el transcurso de los días, jugadores del interior. Buscarlos. Yo siempre pongo como ejemplo el fichaje de Cavani. Gustavo Dalto y yo tuvimos la suerte de toparnos con Edinson a los 17 años. A pesar de que se formen  escuelitas -como lo hace Nacional Aufi- y lleguen jugadores con 12 o 13 años, siempre aparecen jugadores que por distintos motivos no han podido arribar a la capital anteriormente. Jugadores con condiciones de poder, en dos o tres años, estar alternando en primera división”.

“A mí me gusta que el jugador cuando se venga a probar tenga la chance de estar una semana. He tenido la experiencia cuando estuve en Danubio de tomar a jugadores que habían venido a probarse a otros equipos y no quedaron, yo les di la oportunidad de quedarse dos o tres días. Sin la exigencia que implica el venir de afuera y tener que aprobar en la primera práctica esa misma tarde, que a veces entran a mostrarse y a los 10 minutos ya están colorados de cara porque en la  parte física de repente hace dos o tres meses que no juegan, entonces a veces probás a un jugador que ni el mejor técnico está en condiciones de tener una posibilidad real de evaluarlo. A veces  les cuesta adaptarse, o mismo que se la pasen. Para poderlos ver necesitás de al menos una semana. Siempre me caractericé por estar predispuesto a probar todo el año. Yo sí voy a competir en el año, porque hay un calendario que respetar y cumplir, pero a mí no  me molesta que venga un jugador a cualquier altura del campeonato, ni me ve a hacer mella en el trabajo del año el tener jugadores a prueba. Creo que una de mis virtudes es el ojo. El poder ver a un juvenil con posibilidades de llegar al primero”.

Dardo Pérez tiene los conceptos más que claros y la confianza real y necesaria en sus virtudes. A su vez, es consciente de que “llegar en Nacional es muy difícil porque es un cuadro grande con exigencias”, aunque aclara que “el club ha demostrado que le da oportunidad a los juveniles”.

Lo importante no es ganar, ganar, ganar sino formar, formar, formar

Ver y buscar, ésa parece ser la fórmula del entrenador de la Sexta. Pérez asiente y agrega que “y si aparece uno mejor que el que tenemos no cerrarles  las puertas, y si son tres en el puesto, mejor. Convencerlo de que juegan once pero uno está pensando en un plantel de veintipico de jugadores. Uno está  con la mente en el futuro de ellos, para que puedan acceder a Primera. A veces  hay jugadores que no son titulares porque todavía no han madurado lo suficiente, pero tienen condiciones y talento para, de repente en un año o dos hacer la diferencia. Más en Sexta División, donde de pronto en una evaluación física uno saca los mejores y rinden, y tal vez hay otro que le está faltando en la maduración pero que tiene excelentes condiciones técnicas y es muy inteligente. Posiblemente, ese jugador tenga mucho más futuro, a medida de que logre un buen desarrollo físico, que el que está jugando en ese momento”.

Pero ¿cómo se logra captar a ese futbolista que aún no explotó, antes que lo haga? “En eso tiene que estar atento el cuerpo técnico, alentarlo para que entrene y que no vaya a creer que porque hoy no juega no tiene futuro en Nacional. Hay que hablar mucho con los jugadores, no solamente en lo que respecta a la práctica del deporte sino al cuidado personal. Uno de los objetivos es convencerlo de que son 15 o 20 años que se le puede dedicar profesionalmente y es ahí donde uno tiene que aprovechar. Ése es el desafío año a año de los entrenadores. Tratar de que tengan el estudio y el fútbol como las cosas más importantes. No descuidar ninguno de los dos”.

Me quedo con una sensación de tranquilidad, de que estamos transitando el camino correcto con los hombres adecuados. Como cuando en aquella Copa, cada vez que el diminuto puntero era llamado a actuar, cumplía con creces, estoy convencido que una vez más, Dardo Pérez nos va a asombrar y va a estar a la altura de las circunstancias.

Ernesto Flores
decano.com







SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta