Por decano.com
4 Dic 2013
Seguridad

El pasado fin de semana se suscitaron algunos incidentes en la tribuna Héctor Scarone, que algún sector de la prensa se encargó de magnificar.

Minutos antes de finalizar el primer tiempo entre Nacional y Cerro, el juego se vio detenido a raíz de un enfrentamiento entre algunos –una minoría- parciales de Nacional y del equipo visitante. La acertada intervención policial, sumada a la acción del grupo de seguridad del club lograron calmar rápidamente los ánimos.

A propósito de este hecho, buscamos la palabra de Wilson Miraballes, encargado de la Comisión de Seguridad del Club Nacional de Football. “Había un grupo de hinchas  de Nacional que estaba molesto por la provocación de que eran objeto por parte de parciales de Cerro. La seguridad de Nacional hizo lo que pudo conteniendo a su gente. Es lógico que cuando se te vienen 300 personas encima no las puedas parar con 10 o 15 funcionarios de seguridad. La policía entró, actuó en el sector de Cerro y ubicó agentes en el sector nuestro y se calmó todo” señaló Miraballes.

Al respecto de algunos comentarios de prensa, que mencionaban que se habían lanzado objetos entre las parcialidades y luego hubo enfrentamientos, Wilson Miraballes destacó que” yo no vi que se tiraran cosas. Alguna trompada sí, pero no otras cosas”.

Lo cierto es que no se trata de que el fútbol genere violencia como algunos intentan hacer ver, sino que al fútbol concurren violentos. Como sucede en el básquet, en las plazas, en los recitales y en la playa. Salvo los que prefieren circunscribirse a su hogar y ejercer la violencia en ese ámbito, los agresivos se confunden con el resto e interactuamos con ellos en todos lados. Lo que se debe hacer es aprender de las experiencias y buscar paliativos. En relación a esto, el Jefe de Seguridad tricolor explicó que “de lo que pasó el domingo vamos a sacar conclusiones. Nosotros veníamos en un proceso de mejoras dirigido al sector donde se ubica la visita. Para el próximo campeonato se van a ver algunos cambios”.

Según Miraballes, lo sucedido el pasado domingo se debió a una intención de “marcar una posición de fuerza” por parte de los hinchas.  “En realidad no pasó nada, fue solo provocación de un lado y de otro” que no llegó a mayores debido a que  “nosotros hicimos lo que teníamos que hacer y la policía otro tanto. Si la fuerza policial actúa a tiempo no pasa nada, se calma todo”. Miraballes destacó la participación del jefe del operativo, Mayor Alvez, quien “siempre colabora mucho con nosotros”.

 

Desde el gobierno uruguayo, así como en otros países, se insiste en la búsqueda de una solución para erradicar a los violentos del fútbol. No es tarea fácil y requiere de la intervención y el apoyo de todos los involucrados. En lo que concierne al Club Nacional de Football , como aclara Miraballes “hace varios años que se viene trabajando con una Seguridad. En ocasiones se rotan personas pero contamos con un grupo de gente que trabaja para el club, que son empleados del club, que tienen su habilitación correspondiente de Renaemse (Registro Nacional de Empresas de Seguridad). O sea, lo que el Ministerio salió a pedir ahora Nacional ya lo tenía hace un par de años. No es que el club tenga una empresa, lo que tiene es su propia seguridad registrada en Renaemse. Nacional  cuenta con  empleados que trabajan en el área de seguridad a la hora de cubrir un evento. En este momento  tenemos entre  50 y  60 “seguridad” registrados”.

 

En definitiva, Nacional sigue avanzando sin mirar a los costados ni esperar que le digan qué hacer. Puede haber discrepancias en la forma de manejar algunas situaciones pero nadie puede negar que existe una preocupación, por parte de la institución decana del fútbol uruguayo, por apostar al espectáculo, al fútbol como deporte, inserto en un marco festivo, lejos del patoterismo que se impulsa en otras tiendas.

Ernesto Flores
decano.com






SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta