Por Ernesto Flores
5 May 2017
Historia
Centenario

Hace más de 70 años, Nacional le puso freno a la cesión del Centenario al CAP.

Durante la investigación para mi libro sobre la historia del Parque Central me topé con gran cantidad de documentos. Algunos invaluables que posiblemente llegue a utilizar en futuros trabajos, otros que probablemente no pasen más allá de ser anécdotas de café y otro grupo -que refuerza la identidad del club y atestigua cuál ha venido siendo la postura y el proceder de Nacional desde su fundación- que me parece interesante difundir.

Entre estos últimos se encuentra un acta, fechada en diciembre de 1943, en la que se deja constancia de qué manera Nacional, hace más de 70 años, se oponía a la cesión del Estadio Centenario al CAP. No sería la única vez. Más acá en el tiempo, Don Dante Iocco logró desarticular -como muchos recordarán- un intento manya de quedarse nuevamente con el Estadio de todos.

Me pareció interesante compartir este hecho, que no todos deben conocer, para valorar a quienes nos antecedieron en el club y tener presente nuestra máxima aspiración: ser custodios de los valores institucionales del fútbol uruguayo, y defenderlos incluso de quienes integran su Asociación.

Si bien del documento se desprende que Nacional no logró detener la pretensión aurinegra, no se volvió a hablar del tema y no consta en los informes del delegado posteriores a esa fecha ningún avance en la intención. Lo siguiente que figura en actas, casi un año después, es la contribución de Nacional a la colecta para la compra de la sede de Peñarol (esto es para otra nota). Hoy, encaminado hacia su primer siglo de vida, el Centenario sigue siendo de todos.

Acta 1565, 23 de diciembre de 1943

Asunto: Informe del Delegado. Asunto: Cesión del Estadio al C. A. Peñarol.

El Dr. Simón informó sobre las dos últimas Asambleas realizadas en la Asociación para tratar el asunto de la cesión del Estadio Centenario al Club Peñarol. Las dos Asambleas fueron realizadas el mismo día, una a continuación de la otra. La primera Asamblea debía tratar el asunto referente a la apelación del Club

Peñarol contra la resolución adoptada por la Junta al aprobar el informe de la Comisión de Reglamentos que establecía la necesidad de un quórum especial para poder efectuar la cesión del estadio. Se discutió sobre ese punto llegándose a la conclusión de que dado el nuevo cariz del asunto, al tratarse de la cesión de solo los espacios situados debajo de las tribunas, el aspecto reglamentario podía variar, debiendo él ser objeto de un nuevo estudio.

Se realizó luego una nueva Asamblea para tratar el problema de fondo. Como cuestión primera se planteó el asunto del quorum necesario para poder aprobar llegado el caso, la cesión proyectada.

El delegado de Nacional sostuvo, contra la opinión del delegado del C. A. Peñarol que era necesario un informe de la Comisión de Reglamentos. Fue aprobado este temperamento con la recomendación de que esta Comisión se expidiera dentro de las 24 horas, plazo dentro del cual la Asamblea pasaría a cuarto intermedio.

Luego realizó una votación explorativa, impugnada por Nacional. Esta votación arrojó un resultado

netamente favorable a las pretensiones de Peñarol. Votaron en contra Nacional y Liverpool.

Terminado el cuarto intermedio se reunió nuevamente la Asamblea el día miércoles a las 18 y 30. La Comisión de Reglamentos no ha producido informe. El delegado de Peñarol pide que se trate el asunto sin informe de la Comisión de Reglamentos. Nacional impugna esa tesis y se resuelve hacer un breve cuarto intermedio para que esa Comisión se expida, y luego de 35 minutos vuelve a sala la Comisión citada, con un informe en mayoría. Este informe establece que es necesario tan solo una simple mayoría para validar la cesión del Estadio al Club Peñarol. Impugna esa tesis el Dr. Trelles, miembro de la Comisión de Reglamentos. El delegado de Nacional, gestiona que no se trate de la disposición de ese bien de la Asociación y que por lo tanto de acuerdo con lo establecido en el Art 9o , inciso a), se necesita la autorización de la Asamblea a la que se refiere el Art 12, el cual establece un quorum especial, unanimidad o nueve votos, estando comprendidos los clubs Nacional y Peñarol. Sometido a consideración el informe de la Comisión de Reglamentos, es aprobado. Votan en contra Nacional y Liverpool. Se pasa a continuación a tratar el asunto de fondo. Nacional funda su voto contrario a la operación proyectada, concretando sus puntos de vista en las siguientes consideraciones:

1º Nacional considera que el Estadio Centenario es una obra hecha por el esfuerzo de todos, para beneficio de la colectividad, un monumento a nuestra grandeza deportiva. El hogar de todos los futbolistas sin distinción de divisas ni parcialidades. No puede por tanto desposeerse en modo alguno a nuestro Estadio de ese carácter, colocando en él, el sello de una bandería, la insignia de una institución, por prestigiosa que sea.

2º La Asociación necesita, para su prestigio y como garantía de su seguridad económica la posesión del Estadio Centenario.

 Los clubs se encuetran en la misma posición como integrantes de la Asociación y atendiendo a sus intereses particulares.

En este sentido Nacional ha definido su posición de mucho tiempo atrás, ajustando su obra constructiva y su derecho de usufructuar el Estadio Centenario.

 Se me dirá que los argumentos 2o y 3o pierden oportunidad con el nuevo planteamiento de cesión parcial del Estadio Centenario. Opino de otra manera, creo y destaco que un peligro grande se cierne sobre la Asociación y los clubs. Peñarol solicitó primero, la cesión total del Estadio. En esta primera tentativa no ha tenido éxito y se conforma con la cesión parcial. Su fracaso no implica para Peñarol un desastre y una catástrofe. Tiene otras muchas soluciones que tentar, entre ellas, la construcción de un estadio propio. Pero si Peñarol se ubica debajo de las tribunas, no tendría luego de haber invertido en esas obras cientos de miles de pesos, otra solución a su necesidad de expansión, que tentar nuevamente, y entonces con la fuerza que dan los hechos consumados, la posesión total del Estadio Centenario. Es necesario no crear el peligro para no tener que afrontarlo.

5º La cesión de esos espacios ahora inutilizados, privaría en el futuro el uso de ellos con perspectivas de beneficios colectivos en el orden económico y deportivo. Y finalmente, consideramos que aún colocándonos en el punto de vista en que están algunos delegados, de creer conveniente ceder a diversas instituciones de la Asociación los espacios debajo de las tribunas, sería demostración de poco espíritu previsor cederle todos los espacios a Peñarol, que será el único beneficiado, cerrando toda perspectiva de futuro a las demás instituciones.

Luego solicitó que el asunto se siguiera tratando en otra sesión, por considerar que el punto debe ser más ampliamente debatido. La Junta, en mayoría, resolvió dar el punto por suficientemente discutido.

Se votó, resultando triunfante la moción por la cual se ceden al Club Peñarol los espacios debajo de las tribunas, independientes del campo de juego.

El delegado de Nacional manifiesta que su club considera que se ha violado el Estatuto de la

Asociación y por lo tanto entablará el reclamo que considere conveniente de acuerdo a su derecho.

Se aprueba lo actuado por el Sr. delegado, resolviéndose pasar nota a la Asociación U. de Football, solicitando copia de las versiones taquigráficas durante el desarrollo de las Asambleas. También se resuelve convocar a Asamblea General Extraordinaria para el día 4 de enero de 1944, en el local del Club a las 21 y 30 horas, para considerar el siguiente orden del día: Solicitar autorización de la Asamblea para entablar y continuar hasta donde fuere necesario las acciones que corresponda, tendientes a imponer el acatamiento a los Estatutos de la Asociación y en salvaguarda de los derechos e intereses del Club. (sigue el detalle de pasos a seguir ante la convocatoria).

Ernesto Flores





SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta