Por Ernesto Flores
28 Mar 2016
Rodolfo

Durante diez años, la figura de Rodolfo Rodríguez como custodio del arco uruguayo fue innegable. Nadie se atrevía a cuestionarlo. Treinta años después, otro ex tricolor le igualó el récord.

Tienen trayectorias similares, con las diferencias que marca una época más globalizada y de mayor alcance mediático, que favorece al futbolista a la hora de continuar su carrera. Rodolfo Rodríguez y Fernando Muslera, llegaron a defender el arco del decano uruguayo, provenientes de equipos menores. Desde Cerro, Rodríguez y desde Wanderers, Muslera. Otra cosa en común fue su pasión por la tricolor y que desde el club de Los Céspedes, ambos saltaron al fútbol internacional. Rodolfo ya con tres campeonatos uruguayos a cuestas (1977, 1980 y 1983), una Copa Libertadores (1980) y una Intercontinental (1980) y Muslera, luego de apenas un año con la más gloriosa en el pecho, logró la Liguilla 2007.

El pasado viernes, con el partido empatado en Recife ante el dueño de casa, Fernando Muslera alcanzaba el récord de mayor cantidad de presencias en el arco uruguayo, que hasta ese día le pertenecía en solitario a “Pantera” Rodríguez. Hablamos con el capitán tricolor de aquella tarde del 11 de febrero en Tokyo, cuando el decano uruguayo sometió al encumbrado Nottingham Forest británico.

Rodolfo, se te arrimó Muslera e indudablemente te va a pasar en cantidad de presentaciones con la selección. Los jugadores hoy en día cuentan con la ventaja -si es que se puede denominar así- que disputan una mayor cantidad de partidos por Eliminatorias que en tu época de futbolista...

Es la dinámica de la vida y el mundo.

¿No te deja una sensación de injusticia?

¿A mí? Nunca viví de eso, de ese tipo de números. De otro tipo de estadísticas y cifras sí lo he hecho, pero nunca de esto. Nunca me dieron un plus por haber jugado dos partidos más. El orgullo de haberlo hecho ya es suficiente.

Recuerdo claramente tu debut en la selección mayor, y el titular de un diario chileno: "Chile pudo ganar, pero Uruguay tenía "Arquero"". ¿Te acordás de ese partido?

Claro que sí. En Santiago, mi primer partido con la selección. Salimos 0 a 0. Debe haber sido en octubre o noviembre del 76. Recuerdo que estaba frío, tal vez fue antes de esa fecha.

Fue el 6 de octubre de 1976, por la Copa Pintos Durán.

De todos modos eso no me ha cambiado para nada la vida. No me han hecho un monumento ni nada. Nunca competí para ser el primero ni el último, lo hice para jugar.

Jugaste 32 partidos oficiales, la selección a la que más veces enfrentaste fue la de Perú en 11 oportunidades. Nunca jugaste oficialmente ante Argentina y contra Brasil disputaste 6 partidos, 3 amistosos y 3 oficiales. Lo destacable es que los amistosos fueron todos con victoria brasilera, en cambio, a la hora de jugar por las que duelen -por la Copa de Oro del 80 y por Copa América de 1983-, sumás dos victorias y un empate, que sirvió igual para levantar esa Copa América. ¿Los partidos contra Brasil eran distintos?

Brasil ha cambiado mucho. No es por sacarle méritos a los muchachos de hoy, pero el actual Brasil no es el mismo que 30 años atrás. Ir a jugar a Brasil no era cosa fácil. Una selección con Zico, Sócrates, Toninho Cerezo, Falcao, Leandro, todos esos monstruos. No era fácil encarar un partido contra ellos. Ahora ya te le parás, te respetan, te ven diferente. En aquel entonces tenían un estilo de juego que no cambiaba fuera quien fuera el rival.

Uruguay y otros equipos han mejorado muchísimo, no tengo dudas, como tampoco de que Brasil no es el mismo que era antiguamente. Quien sabe algo de fútbol o conoce algo de historia, lo puede ratificar. Ahora los encarás y les podés ganar. Creo que si Uruguay no hubiera recibido el gol tempranero del otro día, y enfrenta a Brasil como para ganarle, le gana. No tengo dudas. Hace treinta años atrás era impensable salir a presionar a Brasil arriba, a atacarlo en su casa. Te llevabas un baile con goleada incluida.

¿Cómo ves a Muslera? ¿Tienen algunas cosas en común?

No sé. Creo que no. Es un golero tranquilo, que transmite eso a los compañeros y a la gente. Se ha ganado ese lugar, a pesar de que le ha costado un poco porque tuvo altos y bajos como hemos tenido todos. Yo estuve 11 años en la selección, él va para 7 y te puedo asegurar que eso no es para cualquiera. Tiene un gran mérito sin duda, porque pasaron muchos muchachos con grandes condiciones y sin embargo no lograron consolidarse. El ya se estabilizó y se ganó la confianza del cuerpo técnico, de sus compañeros y del público.

También es importante que los compañeros de adelante no estén cambiando constantemente, ¿no?

Ayuda. Es un todo. Si anda bien él andan bien los compañeros, y si estos responden no hay por qué moverlos. Pero viste que el viernes cambiaron los cuatro y no hubo casi diferencias. El esquema se conserva y todo el mundo sabe lo que tiene que hacer.

Ernesto Flores

decano.com

Foto de portada: nacional.com.uy






SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta