Por decano.com
13 Set 2015
1903

Es tan épica la gesta, tan cargada de gloria, que la hemos vestido de solemnidad. Hoy la bajamos del bronce para vos botija.

Cada uno de nosotros, padres bolsilludos, hemos invertido horas relatando hazañas a nuestros hijos (los biológicos, no los manyas) y, seguramente, el relato del triunfo de 1903 haya ocupado un lugar de preferencia a la hora de adoctrinar a los nuestros en la historia del Decano. Tal vez a muchos nos ha pasado que al intentar dimensionar la gesta del 13 de setiembre, la vemos tan lejana en el tiempo y con una magnitud tal, que se dificulta el hacerla creíble, porque bien podría ocupar un lugar en la mitología de cualquier cultura. Hoy, nuestra intención es llevarla a un lenguaje más ameno y centrarnos en lo trascendental, en uno de los pilares del ser nacionálofilo: el valor de defender la palabra dada.

¡Nosotros jugamos igual!

Se había armado un revuelo tremendo, ¡un lío de aquellos! Es que estaba en juego algo muy importante "la palabra dada", y como decía mi abuelo "no es moco e ´pavo mi amigo" -con esto quería decir que era "muy importante"-, (nunca entendí que tenía que ver el pavo).

Resulta que las selecciones de Uruguay y de Argentina habían quedado en jugar todos los años un partido amistoso. El primero, jugado en el Parque, lo habían ganado los argentinos ¡6 a 0! Para el partido revancha en Argentina se habían elegido casi todos jugadores de Nacional, que además era el equipo campeón uruguayo.

Nuevamente los del C.U.R.C.C. se pusieron espesos: que“¡no puede ser!" que “¡es una vergüenza!, que "¡cómo va a haber más jugadores de ellos que de nosotros!", y todas esas cosas que decís cuando estás muy enojado -o te hacés el enojado, en realidad nunca sabremos si de verdad querían ir después de los seis goles.

La cuestión es que se enojaron tanto e hicieron tanto, pero tanto berrinche que antes de quedarse sin habla lograron balbucear, con un hilito de voz "¡no vamos nada!".

Entonces, Nacional, dio un paso al frente, como lo ha hecho a lo largo de la historia y dijo "nosotros vamos, nosotros jugamos igual". Y fuimos. Y jugamos como "Uruguay". Y ganamos, ¡sí señor! 3 a 2. Carlos y Bolívar hicieron los goles. Dos Carlos y el otro Bolívar, los hermanos Céspedes.

Por eso siempre vamos a recordar que la primera vez que Uruguay ganó en otro país, Nacional fue Uruguay.

Ernesto Flores

decano.com






SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta