Por Fermín Solana
13 Set 2019
Decurnex

Y aunque es sincero en que cree aún no descifrarlo del todo, el presidente Decurnex nos da una visión actual de sus estrategias para encausar el club.

“¿Cómo está afuera?” nos pregunta atentamente el presidente José Decurnex, apenas entramos a su escritorio ubicado en el área de Secretaría, en el primer piso de la sede. “Acá pierdo bastante el contacto con la realidad, quedás como aislado”, alude, mirando entre las cortinas vieja escuela de oficina que no dan al exterior, sino a un corredor con más cortinas, mientras le contamos que el clima sigue espantoso, entre lluvia, viento y frío, en un lunes hostil.

Para él corre las semana más tranquila desde que asumió su cargo; la que sigue a un fin de semana sin fecha debido a la disputa de la final del Intermedio, y que no hace más que extender el goce posclásico. La calma se le nota en el gesto, muy distinto al que traía la vez anterior que lo crucé, después del mal arranque de temporada, cuando justo fue a parar a mi local de comidas y tuve la falta de tino de exteriorizar mi preocupación desde el otro lado del mostrador, encajando un “Presidente, estamos nerviosos”, a lo que respondió: “¿Y cómo te pensás que estoy yo entonces, que estoy en el ojo de la tormenta?”.

Esa tormenta ahora parece estar literalmente afuera, con el presidente más resguardado y de cara a una serie de proyectos que de a uno se van activando y en su conjunto pretenden hacer de Nacional un club más sólido y acorde a su rica historia.

¿Cómo estás hoy por hoy después de estos primeros meses y del clásico ganado?

El ganar siempre ayuda, sobre todo cuando se gana un clásico y se gana de la forma como lo ganó Nacional. Es un club muy grande, muy complejo y con infinidad de temas a abordar. La alegría te dura 10 minutos, porque después te cae otro tema que preocupa y hay que atender. Pero sí, desde un punto de vista deportivo ayuda a encarar esta segunda etapa del año con otra óptica y otra tranquilidad. Este era el objetivo que nos habíamos trazado con Álvaro (Gutiérrez), aprovechar este Torneo Intermedio para acortar la distancia en la Tabla Anual; y si bien no fue un Intermedio muy bueno para Nacional, el hecho de que todos perdieran puntos nos ayudó a llegar ahí. El objetivo era quedar primeros en la Anual; no quedamos primeros, pero se encara el Clausura con otra mirada. El Clausura es final a final, no hay otra interpretación.

En algún momento dijiste que recién en 2020 Nacional se iba a poder organizar deportivamente. ¿Llegaste a pensar que la lucha por el campeonato se había tornado inviable?

Deportivamente no. Nosotros estamos convencidos que armamos un plantel extremadamente competitivo, muy parejo. Apelamos sobre todo a jugadores identificados con Nacional, algunos de ellos que estaban en el club y otros que no.

Esa fue nuestra apuesta y ojalá que a fin de año esa apuesta nos dé la razón. Cuando yo me refiero a que Nacional va a estar un poco más balanceado es porque se pasó un momento muy difícil, sobre todo en la parte financiera. Esto cuando nosotros asumimos en el club era un tema muy delicado por todo lo que había pasado, las deudas que había con jugadores y proveedores. Hubo que trabajar muchísimo; tenemos un equipo financiero muy bueno, dirigentes y funcionarios de primer nivel y es una tarea del día a día. Nacional está al cumpliendo con los compromisos. No existe un club viable en Uruguay si no vende jugadores, nosotros en este periodo de pases no hemos vendido, pero somos un club vendedor y vamos a tener que buscar alternativas.

¿Y por qué no se vendió?

La realidad es que no hubo ofertas concretas sobre jugadores y priorizamos la parte deportiva de un equipo que estaba armado, en competencia.

¿En ese sentido estás conforme con las contrataciones que se han hecho?

Nacional está hoy con un presupuesto balanceado. Cuando a principio de año vencieron contratos, que se tomó la decisión de no renovar, fuimos a buscar deportistas vinculados con el club. Que hubiera un balance del punto de vista deportivo y económico. Estamos muy conformes con el plantel que tiene Nacional, un plantel muy competitivo. Conformes con lo que se hizo y con la respuesta que hemos tenido. No hay manera que entremos en una carrera loca de incorporar muchos jugadores con salarios muy altos, más allá de que sean jugadores de renombre. Hay que poner mesura porque si no el club no tiene manera de poder subsistir. Nuestra gran apuesta son las Formativas. Los juveniles de la cantera son incorporaciones nuevas porque antes no jugaban y porque el técnico de turno se animó a darles la confianza.

En ese sentido en estos días estuvo en el tapete el tema de Santiago Cartagena, ¿cuál es su situación?

Lo que se hizo con Santiago fue una prueba. Hay muchos clubes en el mundo que están intentando tener negociaciones directas de club a club, y en el caso de Cartagena, el Sao Paulo nos planteó iniciar una relación en donde los juveniles vayan allá con una cotización prefijada del jugador. El Sao Paulo compra inicialmente un porcentaje bajo del jugador, el jugador está un año allá en la categoría que le corresponde y al cabo de ese año Sao Paulo tiene la potestad de comprar otra porción de ese jugador. Nacional siempre se queda con una parte del jugador. La idea es potenciar a los chicos, que tengan la oportunidad de ir a este tipo de clubes y si finalmente el club no decide la contratación, vuelve a Nacional con una experiencia muy valiosa.

Volviendo a lo que fue la primera parte del mandato, ¿cómo vivieron el ciclo Eduardo Domínguez?

Con tranquilidad. Tenemos la filosofía de que uno tiene que aprender de los errores. Tal vez en ese momento priorizamos cambios más rápidos de los que Nacional estaba preparado a absorber. Eso no quiere decir que el proyecto deportivo que nosotros traemos haya sufrido, porque el proyecto va mucho más allá de las personas de turno. Se han hechos muchos cambios en el club; se han incorporado sistemas, tecnologías. Hoy, por ejemplo, estamos presentando a directiva todo un proyecto deportivo nuevo que a mi juicio es muy innovador. Entonces, en todo momento estuvimos tranquilos, aunque con la frustración de que la pelota no entrara. Pero no se puede perder el rumbo, hay que mantener la calma y la cabeza fría. Hubo bastante cabeza fría para seguir el camino y seguir enfocados en lo que nos comprometimos con el socio, que es crear un Nacional más profesional, cuyo nombre valga cada vez más, que tenga metodologías, estructuras, procesos. Esperemos que en la asamblea de fin de año podamos mostrarles a los socios los avances en esos sentidos.

Al momento de asumir, ¿dónde vieron que faltaba más estructura?

Me llevó tres o cuatro meses entender Nacional. Obviamente no lo entendés completamente, pero tenés una visión más sistemática y profunda de lo que es el club. Hay gente muy valiosa en el club. La principal falencia que detectamos es la falta de procesos, de procedimientos, de estructuras. Nacional es un club que estaba partido en distintas instancias, en donde se había generado como compartimientos estancos. Incluso dentro de Los Céspedes o dentro de la Sede. Cuando sos funcionario del club tenés que tener una visión distinta y esa es la parte que nos ha costado más entender. Eso disparó varios cambios en personas, sistemas, métodos. Cada tres meses tenemos una charla con los empleados del club y en la última fue unánime el sentir de todos, que todos estemos atrás de un mismo objetivo; algo que hacía falta.

¿Cuáles son las áreas más críticas?

En un club como éste. con la cantidad de plata que se maneja, si manejás las cosas manualmente estás frito. Por eso desde el 1 de agosto implementamos un sistema de back office. (N. de R. Definición de Back Office: el conjunto de actividades de apoyo al negocio, es la parte de las empresas o unidad de la misma que lleva a cabo las tareas destinadas a gestionar la propia empresa y que no tienen contacto directo con el cliente).

Otro es toda la parte deportiva, que realmente existan roles, responsabilidades. Que en Formativas se establezca una metodología de trabajo tanto en jugadores como en entrenadores desde la Sub-15 hacia adelante, exactamente igual.

El último tema es el de socios; Nacional hoy no está teniendo una buena relación con el socio porque no lo conocemos; necesitamos actualizar el padrón, empezar a conectarnos con ellos de manera distinta, poner un sistema de socios que les permita acceder a todo lo que el club le pueda dar. Son cambios muy grandes. Tenemos que reestructurar esa parte, tenemos que tener mucha mayor conexión con ellos, conocerlos, entenderlos. Se han hecho muchas cosas, como Nacional TV, pero al no tener una base de socios limpia y no tener un sistema que lo maneje, tenés un hueco enorme. Estamos en este momento evaluando dos o tres sistemas de socios que hay en algunos clubes de Sudamérica y esperamos que para inicios del año que viene lo tengamos implementado.

Habiendo una gerencia en sistemas y con software funcionando, ¿se va a poder ver toda la información sobre los socios? Es decir, las deudas que tienen, a qué tribuna concurren, qué cosas compran en Bolso Shop, etc.

Esa es la intención, hay un camino que recorrer para eso. Se necesita tecnología en el estadio para que a la hora de tu ingreso podamos saber a dónde vas. Se necesita que tengamos una app para que puedas canjear tu entrada y automáticamente te conectemos. Hay un camino por recorrer y tenemos que ser conscientes de eso. La buena noticia es que los sistemas ya los tienen, el mundo evolucionó y nosotros no vamos a inventar nada. Lo que si se necesita es infraestructura. La idea es que el socio esté bien informado y necesitamos avanzar en ese sentido para tener una comunicación sensata con ellos.

¿Cuántos socios hay actualmente?

Hoy estamos en casi noventa mil socios. La intención también es sincerar el padrón y quedarnos con socios genuinos, que realmente aportan.

¿Con Nacional TV están conformes?

Sí, estamos muy contentos. Es un canal para ver a Nacional por dentro, es una apuesta distinta. La intención es generar más ingresos para Nacional. Poipes puso la plataforma tecnológica y nosotros ponemos el contenido y tenemos una sociedad con ellos. Son alternativas distintas que se van abriendo y la idea es generar ingresos genuinos que le permitan a Nacional no depender solamente de los sponsors.

¿No sería lo ideal que Nacional se hiciese cargo de la plataforma en sí, en vez de estar asociado con Poipes? ¿Esto no genera una relación de dependencia? En definitiva, la pregunta es: ¿Habrá Nacional TV después de que José Decurnex deje de ser el presidente?

Estamos en el proceso de hacer ese análisis. La razón por la cual salió lo de Nacional TV fue porque lo pudimos lanzar muy rápido; nosotros teníamos la idea y Poipes se acercó y en una semana ya estábamos al aire. En este momento estamos viendo que es lo que el club puede absorber y que no.

¿Qué podés contar sobre el Club Social?

El proyecto del Club Social trae varias aristas y una es generar un ingreso genuino diferente. Hoy nosotros tenemos un lugar maravilloso que es la Sede, en el centro y corazón de Montevideo y la idea es transformar eso en una oportunidad de negocios para el club. Salimos al mercado y tenemos inversores que están muy dispuestos a poner el dinero solamente contra el flujo que el club genera y con la condición de que el negocio es de Nacional. También es una forma de generar un Nacional mucho más grande. Hay mucha gente que no es fanática del fútbol y que va a distintos clubes de la ciudad para hacer otro tipo de deportes. Con el Club Social queremos empezar a participar en otras disciplinas, a darle al socio un gimnasio, una piscina, la posibilidad de traer a la familia. Hoy FIFA está exigiendo que los deportes menores sean parte de los clubes. También estamos convencidos que ese flujo nos va a dar la posibilidad de terminar el Gran Parque Central, porque cuando uno habla del Parque, una cosa es terminar la Delgado para dársela a los palquistas y otra cosa es terminar el proyecto del Parque. Entonces con ese dinero hay también una oportunidad de empezar a terminar el Parque.

¿Cuándo arrancarían las obras del Parque?

La idea es reiniciar en octubre. Estamos muy cerca de poder hacer eso y lo vamos a hacer por fases. No nos vamos a frenar en un proyecto que veamos que no los vamos a poder hacer porque sería una locura. Tenemos muy planificadas las fases, se va a lanzar una campaña de socios vitalicios, se está negociando con algunas empresas para que nos ayuden a generar esos puentes financieros que se necesitan y se está pidiendo a los palquistas que hagan un último esfuerzo para poder reiniciar la extensión de palcos. Yo creo que se está cerca de anunciar formalmente que vamos a reiniciar las obras. Estimamos que al cabo de un año vamos a poder entregar la Delgado y que después, estando el Club Social en marcha, empezar a utilizar ingresos genuinos del club para terminar las demás obras.

¿Con los palquistas están en buenos términos?

Si. Hubo una reunión hace algunas semanas en la que vinieron más de doscientas cincuenta personas y fue una muy buena reunión. Me tocó a mí comentarles donde estábamos, se mostraron fotos de los distintos palcos, aclaramos todo lo que los palquistas quisieran saber. Mucho de ellos hace dos años que no recibían información y es muy importante que la gente entienda donde estamos. Fue una reunión positiva y con una buena respuesta de la gente. Hace una semana nos juntamos con ocho palquistas para pedirles que integraran una Comisión, porque la intención es que haya personas que no estén dentro del club y que serían las que velarían por la transparencia de que todo lo que se ingrese sea para terminar la obra. De alguna manera, que sean el ojo supervisor. Eso ya está en buen camino.

¿Y el tema del clásico del Clausura?

No podemos decir que no porque la obra todavía no se inició. Si la obra no se iniciase habría una chance de poderlo jugar. Yo creo que la obra va a estar iniciada y la obra implica cerrar ese rectángulo de la Delgado para lo cual se necesitan grúas y material de construcción que hace imposible que el clásico se juegue. La idea es hacer las obras todas de corrido, arrancar y terminar.

¿Hay una posibilidad de que lo que finalmente se lleve a cabo no sea aquel proyecto inicial de Gómez Platero?

Se va a analizar a medida que vayamos transitando. La prioridad hoy es entregar los palcos de la Delgado. Después es terminar lo de la Abdón, la Atilio y la Delgado. Y la tercera prioridad es darle un cerramiento al Parque para que quede un aspecto lindo, de un estadio terminado. La Conmebol está muy exigente en muchos temas, como por ejemplo el tema de las luces; hay que cambiar la red lumínica y agregar focos. Tuvimos que hacer seis palcos de urgencia para poder jugar los Octavos de Final, te piden también un lugar para quinientas personas porque los sponsors tienen que tener un lugar, que nosotros lo hicimos en el Polideportivo. Hoy tenés un montón de requerimientos que hay que ir adaptando a la infraestructura. Hacer un partido de Copa Libertadores es muy complejo, hasta te miden el pasto.

¿Cuál es la idea para Los Céspedes?

Hay un proyecto maestro que fue creado por la Comisión de Los Céspedes. Consiste en tres etapas. El proyecto está fantástico.

¿Cómo se financia?

La Comisión de Los Céspedes ha trabajado muy bien con la ley de mecenazgo y eso ha sido una fuente importante de ingreso. Además, ellos han fabricado un modelo financiero donde están saliendo a buscar diez inversores de modo de juntar unos dos millones de dólares y con eso financiar gran parte del proyecto. Inversores particulares; personas, exjugadores de Nacional, jugadores de Nacional.

En relación a Formativas, ¿de qué se trata el proyecto con Jorge Giordano, que se aprobó esta semana?

Jorge es una persona que ha estudiado el tema de gerencia deportiva. Él da clases en el máster de gerencia deportiva y ha tenido visitas a distintos clubes en el mundo perfeccionando un proyecto de club mirando hacia el futuro. Hay dos aspectos que son fundamentales: el primero es introducir metodologías de trabajo en el mundo de Formativas. Nacional tiene hoy un grupo de gente que trabaja en Formativas que es de primer nivel liderado por Sebastián Taramasco. Aunque sí, creemos que hay espacio para mejorar, empezar a trabajar más de cerca como en clubes europeos que ven las Formativas de una manera distinta, ven a los chicos como atletas y no como jugadores de fútbol. Hay un perfil psicológico, un perfil de atleta, hay conocimiento más profundo del chico y de su familia. Este proyecto trae aparejado hacer toda un ala de Formativa en Los Céspedes, en donde va a haber desde gimnasio hasta lugares especiales de capacitación y profesionales especialmente dedicados al mundo de Formativas. El mundo juvenil es un mundo completamente distinto al de Primera División, entonces necesitás tener espacios para trabajar con los chicos de manera adecuada.

El otro pilar fundamental en el proyecto de Jorge es en el mundo deportivo de Los Céspedes asegurarnos que la gente que está ahí, que es gente muy buena y con mucha capacidad, tenga claramente definido roles y procesos. Y que Jorge sea el nexo entre Primera División y Formativas. Nos llevó unos cuantos meses convencer a Jorge de que dejara la parte de dirección técnica y cuando le contamos con Iván (Alonso) lo que queríamos hacer se entusiasmó mucho.

¿El objetivo final de este plan era ganar la Copa Libertadores o es algo más profundo?

El objetivo es mucho más profundo, obviamente. El objetivo es transformarte en un club que genera deportistas de alto nivel y que le permita a Nacional tener el oxígeno suficiente para poder vender ese activo. Ahora, estamos convencidos que para volver a competir a alto nivel internacionalmente tenés que hacer esto porque si uno analiza, ese jugador que viene de las inferiores y que ha hecho un proceso de varios años en Nacional, cuando lo hace correctamente trae un plus que no lo trae un jugador que viene de afuera. El plus lo veo en la adhesión al club y en que no le pesa la camiseta. El último clásico se vio un ejemplo; cuando entra Thiago Vecino fue espectacular. Primero la ovación de la tribuna porque la gente reconoce a un producto genuino de Nacional y segundo porque el chico entró y no le pesó nada. Eso no se compra.

Fermín Solana
Edición: Rodrigo Goldaracena
Fotos: Juan Pablo Flores





SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta