Por decano.com
28 May 2015
Rudy

Recibió a la Tercera campeona de manos de Álvaro Gutiérrez -quien a su vez la había recibido de Gustavo Bueno- y la viene manteniendo con serias posibilidades de retener el título.

Lejos del ruido y la atención mediática que viene despertando el escándalo FIFA, los botijas de Nacional hicieron lo que tenían que hacer; ganar su partido ante Cerro y dar un paso más a la obtención del tricampeonato uruguayo.

Hablamos con Rudy Rodríguez, entrenador tricolor de la Reserva, que acaba de coronarse campeona invicta del torneo Clausura y de obtener la Tabla Anual anticipadamente, y va por la final para obtener por tercera vez consecutiva el Campeonato Uruguayo.

No dieron la vuelta...

No, no quisimos. Se lo dejé a criterio de ellos si lo quieren hacer en el Centenario cuando juguemos de preliminar contra Juventud. Hoy festejamos juntos en la mitad de la cancha y quedó en eso, ya pensando en el próximo partido y la final.

¿Cuántos campeonatos como técnico?

No lo tomes a mal, pero sinceramente no me acuerdo. Lógicamente que es muy lindo salir campeón, uno labura y le dedica muchas horas a esto quitándole incluso tiempo a la familia cuando toca hacer planificación -junto con el profe Gonzalo Herrero, que ha hecho un trabajo realmente espectacular- , pero, como le decía hoy a los chiquilines, a mí la alegría me la da ver a Carlitos De Pena, Leandro Barcia, Nicolás Prieto, Alfonso Espino, Sebastián Gorga, Gabriel Araujo, jugadores que los tuve – a unos más tiempo que otros-, ahora alternando o siendo figuras en Primera. El trabajo en divisiones juveniles y la Tercera, que es prácticamente el paso previo a Primera, es prepararlos para que, justamente, se destaquen en el plantel superior. Y si podemos hacer coincidir las dos cosas -prepararlos y salir campeones-, la satisfacción es doble. De todos modos, para mí lo más importante es que el jugador llegue de la mejor manera a Primera y que el técnico se vea beneficiado y sin la necesidad de corregir cosas, ya que en primera división hay un montón de situaciones más importantes que andar solucionando algo que debemos encauzar en divisiones juveniles.

¿Recibiste el saludo de alguno de los futbolistas que nombraste?

Ellos están permanentemente cerca. Es más, durante los entrenamientos en Los Céspedes, cuando coincidimos en horario, constantemente se acercan a charlar con quienes en algún momento fueron sus compañeros. Afortunadamente hay un muy buen diálogo por parte de los chiquilines que hoy están en Primera con aquellos que aún están tratando de dar el gran paso y prenderse en el plantel superior.

Diste ventajas durante todo el campeonato, por lesiones o jugadores cedidos a la selección o subidos a Primera y, en el tramo final, te faltó Rodrigo Amaral.

Esas son de las cosas que nos corresponde asumir a los cuerpos técnicos. Nos tocó recibir algunos gurises que estaban en el plantel superior, como fue el caso de Nicolás "Chengue" Olivera, Maximiliano Moreira y Hugo Dorrego, que ante la imposibilidad de continuar en las dos copas (Clausura y Libertadores), y debido a lo extenso del plantel, se les bajó al grupo de Tercera para que tuvieran actividad, y si bien nosotros les hablamos y los motivamos, el gran mérito de la recuperación es de ellos. Entendieron que la única manera de volver a pelear el formar parte de una Primera, era mostrando lo que habían mostrado anteriormente. Y lo lograron.

Es cierto lo que decís, no contamos con Rodrigo (Amaral) porque está con la selección y a Leandro (Otormín) tuvimos que levantarlo en la parte anímica luego de ser eliminado del grupo pre seleccionado, para que siga demostrando que tiene excelentes condiciones. El resto del grupo ha sido muy solidario con el esfuerzo y la entrega, disimulando con eso el difícil trance que les tocó vivir al no ser tenidos en cuenta en el plantel superior. La suma de estos factores desembocó en la formación de un grupo humano muy solidario.

Puntaje perfecto hasta ahora. ¿La esperanza es terminar de este modo o sería entendible un afloje que los llevara a dejar algún punto?

Con el hecho de sabernos campeones anticipados, tenía el temor que ante Cerro no se planteara un partido con el mismo nivel de concentración y entrega que veníamos teniendo. Por el contrario, con errores y aciertos hicimos un buen partido, dentro de lo esperado. No hay que desconocer que tuvimos la fortuna de anotar antes de los cinco minutos, hecho que nos dio la posibilidad de jugar con mayor tranquilidad y esperar a un Cerro que cuenta con buenos jugadores y venía con la motivación de haber anotado 10 goles en el clásico.

La tranquilidad que nos da la ventaja del campeonato, es la posibilidad de recuperar a algunos jugadores que venían con alguna dolencia, ahora podemos pararlos para recuperarlos. Una vez que la sanidad nos de el informe haremos la planificación para el fin de semana.

Nuevamente las felicitaciones del caso, ya que aparte de lo obtenido, estamos en el camino de algo histórico; un tri campeonato que no se da hace décadas en la categoría.

Hace un largo tiempo que no se logra. Hoy les decía a los muchachos que en el fútbol jugamos en la playa, solteros contra casados y en un sinfín de variantes y es difícil que ganen siempre los mismos. En el caso de ellos, aún con recambio de jugadores, están haciendo historia.

Hay que seguir trabajando. No está nada logrado, si bien dimos un paso importante para llegar de la mejor manera a la final, hay que ganarla.

Ernesto Flores

decano.com







SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta